El período simbiótico según el enfoque Montessori




Las primeras semanas después del nacimiento, un período de simbiosis 

La simbiosis, ese período después del nacimiento: donde el bebé tiene tiempo para adaptarse a vivir fuera del útero donde nos conocemos, y nos desenvolvemos un poco en el mundo exterior para enfocarnos en desarrollar los apegos importantes para que podamos convertirnos en una unidad familiar. Esto no solo es valioso para el primer hijo de la familia, sino con la incorporación de cada miembro de la familia. 

¿Qué es la simbiosis? 

La palabra simbiosis significa "una vida juntos". Una relación simbiótica de beneficio mutuo es cuando dos organismos dependen unos de otros y ambos se benefician. Por ejemplo; el coral y las algas tienen una relación simbiótica mutuamente beneficiosa: el coral proporciona refugio a las algas, a las algas les da su color a los arrecifes de coral y les proporciona nutrientes a ambos organismos.

 Entonces, ¿cómo se aplica esto a la unión con el hijo al nacer? En Montessori, nos gusta pensar en las primeras 6-8 semanas de la vida del bebé como un período de simbiosis. Damos la bienvenida al bebé en nuestro hogar, en nuestras vidas. Nos adaptamos al bebé, y al bebé a nosotros. 

La vida simbiótica con un recién nacido 

Después del nacimiento, el bebé depende de los padres para la alimentación y el cuidado. La madre proporciona el alimento perfecto para el bebé y, a cambio, la alimentación ayuda a contraer el útero de la madre. Coger al bebé también ayuda a la madre a reemplazar la sensación de barriga vacía donde fue cobijado el bebé. El padre también es visto como una parte importante de la relación simbiótica, como protección y para el cuidado físico de la unidad familiar. 

 Vinculación 

 Tocamos y cogemos a nuestro bebé y le miramos a los ojos para conocernos mejor. Durante la lactancia, esta unión con la madre se desarrolla aún más. El padre también puede vincularse con el niño a través del tacto, el olfato, mediante formas auditivas y visuales: durante las actividades diarias de cuidado, así como cantando, con sonidos y con la conversación. 

 Confianza. 

 El bebé aprende a confiar en el mundo exterior satisfaciendo sus necesidades, manteniéndonos cerca y teniendo un contacto físico cálido. Además, las voces de sus padres proporcionan un punto de referencia que reconoce desde el útero. Los movimientos suaves al vestir, cambiar, bañar y cuidar al niño, le genera confianza en el mundo y también le ayuda a crear una imagen de su esquema corporal. 

Algunos consejos durante el período simbiótico 

 El autocuidado de los padres durante el período simbiótico es muy importante. Esto puede ser más difícil cuando vivimos lejos de la familia o si no vivimos en tribu. Pide a tus amigos, a las familias de la escuela, a tus propios padres o incluso a tus vecinos que te ayuden a preparar las comidas, a que te ofrezcan ayuda para limpiar o para cuidar a los niños mayores. 

 No es necesario hacer muchas salidas en estas primeras semanas. El bebé aún se está adaptando al mundo exterior y en el hogar podemos ajustar el ambiente para que sea sensible a esto; ajustamos la temperatura para que sea un poco más cálido en los primeros días y las luces un poco más tenues. 

En Montessori se recomienda utilizar un topponcino al coger al bebé en estas primeras semanas para evitar que el bebé se sobreestimule. El topponcino es como una pequeña colcha que se puede colocar debajo del bebé y absorberá parte de la estimulación que el bebé recibirá al estar allí y que también absorbe el aroma del bebé y de los padres, convirtiéndose en un punto de referencia para el bebé. 

 Después del período simbiótico 

 Al final de las 6-8 semanas de vida simbiótica, a menudo vemos que el niño ya es muy diferente: comienza a mirar alrededor suyo mientras come; está tomando conciencia de los sonidos, de otros miembros de la familia y "del mundo exterior"; y tiene una conciencia creciente de sí mismo. Empezará a explorar desde este lugar de partida seguro hacia el mundo más amplio. En este momento es cuando se consolida la mejor base. 

 "Desarrollar el tipo correcto de apego durante el período simbiótico allana el camino para el desprendimiento natural y el nacimiento psicológico". - Dr. Montanaro, Un ser humano


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Montessori y la crianza con apego



 El primer principio: la preparación para el embarazo, el parto y la crianza de los hijos. Hay que prepararse emocional y físicamente para el embarazo y el parto. Se tiene que investigar las opciones disponibles en los hospitales e informarse de los cuidados y la rutina del recién nacido. Una misma se tiene que educar continuamente sobre las etapas de desarrollo de la niñez, luego se establecen expectativas realistas y se permanece flexible. 

El enfoque Montessori para la crianza de los hijos también se enfoca en preparar la llegada de un nuevo hijo de manera reflexiva y cuidadosa. Se prepara un ambiente hogareño acogedor para el recién nacido, y se prepara para un parto lo más cercano posible a lo ideal (parto natural, sin epidural, no intrusivo y tranquilo). Las asistentes Montessori pueden dar indicaciones para poder preparar correctamente el hogar y pueden acompañar las primeras semanas para enseñar las rutinas y cuidados del bebé. 

El segundo principio: alimentar con amor y respeto. La lactancia materna es la forma óptima de satisfacer las necesidades nutricionales y emocionales de un bebé. Montessori también reconoce que la lactancia materna es a demanda, particularmente en el período simbiótico, es una parte importante para ayudar al bebé a desarrollar una confianza fundamental en el mundo. El período sensible para el destete comienza entre los 5 y 6 meses. Como siempre, el período sensible está marcado por varios signos de preparación que pueden ser diferentes en cada niño. Quienes aplican Montessori reconocen la necesidad de estar en sintonía con las necesidades individuales de cada niño en el momento del destete, y la importancia fisiológica y psicológica del proceso de destete. 

El destete marca el comienzo de un proceso de separación de la madre, a medida que el niño toma consciencia de su independencia y de su yo como una entidad separada. Cuando el niño puede sentarse, muestra interés en comer la comida que come su familia y empieza la dentición, está listo para iniciar el proceso de destete. Si se toma el cuidado de introducir alimentos sólidos de una manera positiva alentando la independencia del niño, él tomará el paso natural de disminuir y eventualmente suspender la alimentación de leche sin la necesidad de que el proceso sea determinado arbitrariamente por el adulto. 

La necesidad de la madre se reemplazará naturalmente con el deseo de independencia del niño, si se propician los primeros pasos del niño hacia la autonomía. Anne McNamara escribió en un artículo: Los Montessorianos tienen que protegerse de la influencia en nuestra sociedad de sentirse preocupados por liberar a la madre del bebé en lugar de permitir que el bebé se libere de la madre. Las madres necesitan apoyo para que sus bebés puedan determinar cuándo y por cuánto tiempo necesitan amamantar. 

 El tercer principio: responder con sensibilidad. Construye los cimientos de la confianza y la empatía desde la infancia. Sintoniza lo que tu hijo te está comunicando, luego responde de manera consistente y apropiada. No se puede esperar que los bebés se relajen solos, necesitan padres tranquilos, cariñosos, empáticos para ayudarles a aprender a regular sus emociones. Responde son sensibilidad a un niño que está sufriendo o expresando emociones fuertes, y comparte su alegría. La importancia de esta crianza sensible se destaca en el énfasis de Montessori en las primeras semanas de vida. 

Las asistentes Montessori de la infancia ayudan a los padres a convertirse en observadores astutos de sus bebés, y a su vez a poder responder a las comunicaciones de las necesidades de sus bebés de manera adecuada. La crianza sensible en un hogar Montessori requiere que los padres aprendan a negociar la línea fina entre ofrecer ayuda y convertirse en el sirviente del niño. Los padres aprenden a ver a sus hijos primero, antes de intervenir apresuradamente, para que puedan determinar exactamente qué tipo de ayuda ofrecer al niño para que sus necesidades puedan satisfacerse, sin socavar su creencia en sí mismo como persona competente y capaz en su derecho propio. 

La doctora Montessori, dijo que el adulto actúa como un apoyo necesario para el niño que después de haber perdido el control de sí mismo por un momento, necesite un fuerte apoyo al que pueda aferrarse. 

 El cuarto principio: el contacto cálido. El contacto satisface las necesidades de un bebé, con el contacto físico, el cariño, la seguridad, la estimulación y el movimiento. El contacto piel a piel es especialmente efectivo, como durante la lactancia, el baño o el masaje. Llevar en brazos o en portabebé también se satisface esta necesidad. Los abrazos, el acurrucamiento, el masaje, y el juego físico ayudan a satisfacer esta necesidad en los niños. 

La doctora Silvana Montanaro escribió sobre la importancia de tocar en su libro “Entendiendo al ser humano”. Ella dijo sobre el período simbiótico (las primeras semanas de la sexta a la octava después del nacimiento): el contacto corporal en la posesión le transmite al niño la aceptación y la actitud de la madre, y puede brindar una gran tranquilidad que facilitará el paso al nuevo entorno. El niño puede entender a través de experiencias repetidas y directas con una madre amorosa, que el mundo externo responde rápidamente a sus necesidades de contacto, estimulación y alimentación. Siempre hay una respuesta a su llamada y él puede confiar en su alrededor, como lo representa la madre. 

También, destaca la importancia del niño: coger adecuadamente debe transmitir al niño nuestra alegría por la intimidad entre los dos, además del amor, respeto y admiración por su ser. Sin embargo, advierte contra la decisión de restringir los movimientos de un niño. Destacando que los niños que tienen libertad de movimiento desarrollan una fe básica en uno mismo, confianza en sí mismos, el sentido de independencia y autonomía, así como persistencia y alta autoestima. De modo que los padres Montessori deben reconocer que la necesidad de contacto con el niño debe equilibrarse con su necesidad de libertad de movimiento. Esto requiere una crianza sensible y el deseo de seguir al niño, no colocar las necesidades del adulto por encima de las del bebé en desarrollo. 

Llevar en brazos a un bebé y dedicarle tiempo en tu propio espacio nunca debe superar a lo demás, sino que debe ser equilibrado y ofrecido de acuerdo con las necesidades del bebé, que se comunicará fácilmente. La clave está en comprender y responder correctamente a sus comunicaciones. 

El quinto principio: garantizar un sueño seguro, física y emocionalmente. Los bebés y los niños tienen necesidades en la noche tal como lo hacen durante el día, desde el hambre, la soledad y el miedo, hasta sentir demasiado calor o frío. Dependen de los padres para tranquilizarles y ayudarles a regular sus emociones intensas. Las técnicas de entrenamiento del sueño pueden tener efectos fisiológicos y psicológicos perjudiciales. El dormir con seguridad tiene beneficios tanto para los bebés como para los padres. María Montessori, tuvo clara la necesidad de proporcionar al bebé una cama a ras del suelo donde pueda recostarse, y levantarse como desee. Sus pensamientos sobre dormir juntos no estaban expresados explícitamente. 

 Mary Matthews, una asistente Montessori de la infancia, escribió en un artículo: Un colchón en el suelo permite que el bebé se mueva libremente por la cama y entre la cama y el suelo. Si el niño necesita a sus padres, puede llamarles o buscarles. El niño que ha disfrutado de la simbiosis confía en que sus padres responderán si los necesita. El niño que duerme haciendo colecho, necesita la presencia de la madre o del padre para dormir cómodamente. Esta dependencia creada no ayuda. Mi opinión es que si al niño se le da la libertad de movimiento proporcionada por una cama en el suelo, y luego decide dejar esa cama para dormir en una cama compartida, esto refuerza la autonomía y libertad de decisión que deseamos cultivar colocando la cama en el suelo. 

 Anne McNamara indicó que no debemos centrarnos en si el niño duerme en su cama en el suelo o en la cama familiar, sino en el respeto por la libertad de elección del niño. 

 El sexto principio: proveer un cuidado consistente y cariñoso. Los bebés y los niños pequeños tienen una necesidad intensa de la presencia física de un cuidador consistente, cariñoso y sensible: idealmente un padre y una madre. Si es necesario que otra persona le cuide, elije un cuidador que haya formado un vínculo con el niño y que lo cuide de manera que fortalezca la relación de apego.

 El enfoque Montessori trata sobre el desarrollo del niño “completo”. Los padres Montessori necesitan crear ambientes que nutran cada aspecto del desarrollo de sus hijos. A menudo es más fácil enfocarse en el desarrollo intelectual, ya que esto involucra cosas que podemos ver y tocar: objetos de aprendizaje. Pero crear espacios seguros en los que se satisfagan las necesidades emocionales del hijo es vital para el desarrollo de relaciones sanas en el futuro. La doctora Jill Stamm dijo: el bebé depende biológicamente de tu capacidad de respuesta. Aunque nació con las capacidades de alegría, tristeza, miedo y muchos otros sentimientos, necesita ayuda para regular estos estados emocionales para que no abrumen su sistema. 

También debemos tener cuidado al reconocer que el proceso de separación es precisamente eso, un proceso. No sucede instantáneamente el primer día que sus padres están lejos de él. La separación vista a través de la filosofía Montessori tiene lugar en varios niveles, comenzando con el nacimiento, en los que el niño se separa del ambiente protegido del útero, y se une al mundo de la vida; destete, en el que se separa del pecho como fuente de alimento, y se adhiere al alimento de la familia y a la autoalimentación, movimiento, en el cual el niño se desliza, rueda, se arrastra, gatea y camina en pasos incrementales lejos de la madre, y se une al entorno inmediato del hogar, y el período de autoafirmación en el que el niño se declara autónomo y capaz de vivir independientemente. 

 El séptimo principio: practicar la disciplina positiva. Judi Orion, asistente Montessori de infancia dijo : lo que debemos tener cuidado aquí es no confundir esta necesidad de independencia y nuestro deseo de que sean independientes, con su necesidad simultánea de ser nutridos. El hecho de que puedan hacer cosas no significa que no necesiten cuidados. A veces empujamos la independencia a costa de la crianza. Creo que siempre necesitamos mantener un equilibrio. La disciplina positiva ayuda al niño a desarrollar una conciencia guiada por su propia disciplina interna y compasión por los demás. 

Una disciplina empática, cariñosa y respetuosa fortalece la conexión entre padres e hijos. En lugar de reaccionar al comportamiento, descubre las necesidades que conducen al comportamiento. Comunicar y crear soluciones juntos manteniendo intacta la dignidad de todos. La doctora Montessori habló muy elocuentemente sobre el tema de la disciplina. Su idea de disciplina no era la de una condición externa impuesta al niño desde el exterior, sino que es un estado natural que crece y se desarrolla desde el interior del niño, como cualquier otra conquista del desarrollo en la infancia. 

Según la teoría de Montessori, hay tres etapas en el desarrollo de la autodisciplina. La primera etapa es cuando el niño solo es capaz de obedecer los impulsos internos que lo impulsan, incluso si lo ponen en desacuerdo con los que le rodean (como cuando un bebé continúa tocando algo aunque se le haya dicho no varias veces). El bebé no está siendo deliberado en su “desobediencia”, simplemente está haciendo lo que él cree que lo impulsa a hacer. Explora su entorno aunque sus actos no coincidan con las peticiones de sus padres. 

La segunda etapa es cuando el niño es capaz de suprimir su impulso interno para cumplir con una solicitud externa, es decir, es mayormente capaz de hacer lo que se le pide, ya que su deseo de ser parte del grupo social anula sus impulsos instintivos. 

La tercera etapa es cuando el niño obedece alegremente. Él ha transcendido el estado de desarrollo en el que obedece debido a una solicitud externa: hace lo correcto porque es correcto, no porque alguien le haya dicho que lo haga. Esta etapa de disciplina solo se alcanza bajo un conjunto específico de circunstancias, donde el niño tiene la libertad de desarrollar su voluntad. 

Muy a menudo los padres creen que para criar a un niño obediente, deben “romper” su voluntad. Pero Montessori creía que para alcanzar la tercera etapa de la autodisciplina, la capacidad del niño para elegir debe fomentarse, y esto solo puede suceder en un ambiente de amor y apoyo, donde los niños tienen libertad para actuar dentro de límites claramente definidos.

 “La disciplina y la libertad están tan relacionados entre sí, que si hay cierta falta de disciplina, la causa se encuentra en la falta de libertad. Para obtener disciplina, es inútil contar con amonestaciones o exhortaciones habladas. Esos medios tal vez tengan al principio una apariencia de eficacia, pero después de un tiempo dejan de tener efecto”. María Montessori 

Esencialmente, el mal comportamiento es la expresión de la falta de libertad para satisfacer las necesidades de sí mismo. No es probable que el comportamiento autoritario de los padres cree una situación en la que se pueda establecer el estado natural de la autodisciplina de un niño. Los niños necesitan una guía cariñosa y un entorno propicio para desarrollar su voluntad, lo que les permitirá tener el control de sí mismos. 

El octavo principio: esforzarse por mantener el equilibrio entre la vida personal y familiar. Es más fácil ser emocionalmente sensible cuando te sientes equilibrado. Crea una red de apoyo, establece objetivos realistas, pon a las personas antes que a las cosas y no tengas miedo en decir que “no”. Reconoce las necesidades individuales dentro de la familia y resuélvelas en la mayor brevedad posible sin comprometer tu salud física y emocional. Sé creativa, diviértete con la crianza de tus hijos y toma tiempo para cuidarte. 

La teoría Montessori tiene tres componentes esenciales: el niño, el entorno preparado y el adulto preparado. La preparación inicial que se exige al adulto Montessori es que se examine a sí mismo, se vuelvan humildes y se pregunten de qué manera consideran al niño.Libro el secreto de la infancia. 

 La doctora Montessori dijo que el niño debe estar protegida por un entorno externo animado por la calidez del amor y la riqueza del valor, donde se le acepta por completo. Libro El niño en la familia.

 Si la tarea del niño es construir el adulto en el que se va a convertir de manera única, entonces le corresponde al adulto facilitar ese crecimiento en lugar de imponerle su propia voluntad. El adulto Montessori renuncia voluntariamente a su propia agenda por el niño, y en cambio, aprende de él lo que necesita a continuación del adulto, y del ambiente y lo proporciona fielmente. Fundamentalmente, el adulto elimina los obstáculos externos al aprendizaje del niño, que irónicamente a menudo se precipitan los adultos. María Montessori dijo que la autoridad y la dignidad verdaderamente grandes de los padres se basan solo en la ayuda que pueden brindar a sus hijos para que se construyan a sí mismos. 

El niño solo puede construir bien si esta ayuda se brinda de una manera adecuada. Libro la mente absorbente.

Libros Montessori recomendados: 




Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Pautas para una niñera acorde a Montessori





Desde el nacimiento, los bebés son receptivos y responden a todos los aspectos de su entorno. Los bebés son seres humanos completos que absorben con la vista , oído, olfato, gusto y tacto en su alrededor.  Estas primeras experiencias se convierten en uno de los primeros recuerdos. Durante los primeros tres años de vida, el cerebro absorbe y procesa más información que en cualquier otro momento de la vida. 

  • Los bebés deben ser hablados, arrullados, se les ha de cantar y leer. 
  • Los adultos deben usar tonos suaves cuando interactúan con bebés. 
  • Los bebés deben ser sostenidos con frecuencia (coger a un bebé en brazos no es estropearle). 

Comunicación con el bebé

  • La comunicación implica no solo palabras y tono, sino también lenguaje corporal, actitud, acciones y reacciones. El cuidador demuestra en todo momento el aprecio genuino y el respeto por los niños hablando y escuchando con respeto. 
  • Habla en voz baja, lenta y claramente, mirando a los ojos del niño. 
  • La comunicación con el tacto se debe utilizar a menudo en forma de abrazos, mecerse en una mecedora con el bebé, acariciarle y masajearle.
  • Ejemplifica la gracia y la cortesía, utilizando palabras como "¿Puedo?", "Por favor" y "Gracias", incluso a los bebés más pequeños. 
  • Disminuye la velocidad y haz coincidir el ritmo con el del niño. 
  • Utiliza las palabras correctas para las cosas, no utilices palabras “de bebés” como: chicha, guagua, pupa,  etc. 
  • Practica la guía proactiva, en lugar de elogiar o castigar. 
  • Socializar es una experiencia cotidiana. 
  • Las intervenciones deben hacerse en silencio, con suavidad y solo cuando sea necesario. 
  • La elección dirigida debe ser implementada. 
Alimentación 

  • Alimentar a los bebés de acuerdo a sus necesidades. 
  • Sostén a los bebés mientras están siendo alimentados. 
  • Comer es una experiencia social. 
  • Mírales a los ojos mientras los alimentas para que sepan que estás presente y consciente. 
  • Habla muy poco a los bebés pequeños mientras comen, para que puedan simplemente concentrarse en el placer de sentarse y comer. 
  • La leche materna es la más beneficiosa. 
  • Introduce a los bebés mayores a lavarse las manos antes y después de comer. 
  • Pasar directamente directamente del biberón a una taza pequeña, no a una taza para beber. Esto ayuda a los niños a avanzar hacia la independencia. 
  • Involucra al niño para ayudar a limpiar los derrames. 
  • Tan pronto como el bebé pueda agarrar un utensilio, introduce cucharas y tenedores para su propio uso. 
  • Modelo de servicio apropiado y modales en la mesa. 
  • Servir alimentos caseros para bebés, preferiblemente utilizando materiales orgánicos. Los alimentos orgánicos tienen más sabor y textura que los alimentos para bebés preparados comercialmente. 
Cambio de pañales 

  • Los pañales de algodón ayudan a los bebés a sentir cuando están mojados y les ayudan a aprender cuando orinan. 
  • Esto es importante cuando el niño está listo para aprender a usar el váter. 
  • Los pañales deben cambiarse tan pronto como estén mojados o sucios. 
  • La maicena ayuda a proteger la piel de las rozaduras y es una alternativa natural al polvo. 
El sueño

  • Los bebés necesitan dormir no solo para descansar, sino también para permitir que sus mentes procesen las experiencias que han sido absorbidas mientras estaban despiertos.
  •  Coloca a los bebés boca arriba para dormir y reducir el riesgo de riesgo de muerte súbita. 
  • Permite que los bebés se despierten solos, si es posible. 
El entorno 

  • Los bebés deben experimentar una amplia variedad de ambientes. 
  • El tiempo en el suelo es crucial. 
  • Experimentar en el aire libre y la naturaleza debe empezar a hacerse a temprana edad. 
  • Ofrecer juguetes apropiados para el desarrollo en todas las etapas. 
  • Permite que los bebés jueguen solos y también con los adultos. 
  • Observa cuando el niño esté listo para nuevas experiencias y proporciona nuevas experiencias de aprendizaje ya que son apropiadas para el desarrollo. 
Competencia de apoyo e independencia 

  • Incluso los bebés necesitan sentir que son miembros importantes y necesarios de la familia y su entorno. 
  • Permite al niño tantas oportunidades diarias para desarrollar competencias e independencia. 
  • Incluir e involucrar a los niños en las rutinas diarias. 
Ir al baño

  •  Aprender a usar el baño es una habilidad práctica para la vida que el niño desarrolla cuando está listo, interesado, animado y se le brinda la oportunidad de practicar. 
  • Los pasos que conducen a poder ir al baño son: 
  • Reconocer cuando los pañales están mojados o sucios. 
  • Mantenerse seco durante al menos 2 horas
  •  Desea evitar mojar o ensuciar los pañales o la ropa interior 
  • Reconocer los signos físicos de que la vejiga o el intestino deben vaciarse. 
  • La posibilidad de llegar al baño.
  •  Ser capaz de bajar los propios pantalones o ropa interior 
  • Poder sentarse en el váter. 
  • Poder sentarse el tiempo suficiente para vaciar la vejiga o los intestinos
  •  Ser capaz de limpiarse
  •  Ser capaz de tirar de la cadena 
  • Poder lavarse y secarse las manos. 
  • Los calzoncillos de tela deben usarse durante el día para que los niños tengan la oportunidad de reconocer cómo se siente la "humedad". 
  • Los calzoncillos desechables de entrenamiento evitan que el niño pueda sentir cuando están mojados. 
  • La ropa con cinturillas elásticas permite que el niño se suba o baje su propia ropa. Los escapes son normales y deben esperarse. 
  • Deben ser tratados con respeto. 
  • Los niños han de ser involucrados en ayudar a cambiar su ropa y limpiarla. 
  • Mostrar a los niños cómo cuidar de su entorno. 
  • Habla con los bebés acerca de cómo están guardando los juguetes. 
  • Los bebés más mayores pueden ayudar a limpiar su área de juego. Los niños pequeños pueden llevar artículos o ayudar a poner la mesa. 
  • Cuando el niño es capaz de mantenerse firme, el cambio de pañales se debe hacer de pie, y se recomienda al niño que se haga cargo de gran parte de la rutina. Esta es una preparación directa para ir al baño. 
Presentación de actividades de aprendizaje para los bebés 

  • Ten preparados materiales y actividades a mano para cuando el niño exprese su disposición. 
  • Elije materiales y actividades que le interesen al niño y que le atraigan los sentidos.
  •  Presenta la idea en un espacio de trabajo utilizando un tapete colocado sobre una alfombra. Esto ayuda a desarrollar el sentido de orden del niño, así como a aprender a establecer y limpiar su área. 
  • Presenta actividades familiares y desconocidas. 
  • Presenta las actividades solo cuando el niño esté concentrado, cómodo y descansado. 
  • Espera la atención del niño antes de presentar la actividad. 
  • Durante la presentación, muévete lentamente para que el niño pueda ver lo que está haciendo. 
  • Sostén los objetos al nivel de la vista del bebé hasta que la visión se desarrolle adecuadamente. 
  • Si el niño se frustra o se irrita, termina con calma la actividad y lleva al niño contigo para devolver los materiales. 
  • Permite que el bebé explore libremente, siempre que no esté en peligro. 
  • Observa y comparte información con los padres 
  • A lo largo del día, el cuidador debe tomar notas sobre el niño en un diario. El diario debe incluir, pero no se limita a ello, información sobre la rutina diaria, alimentación, sueño, cambio de pañales, así como hitos especiales del desarrollo. Se puede usar una cámara digital durante el día para documentar actividades e hitos.


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Magna Tablet: jugar y aprender



Sabemos que los niños necesitan un entretenimiento continuo, y que les gusta ir variando en los juegos, lo que hace que la proposición de actividades tenga que extenderse a más.

Hay quienes acuden a la tablet, pero no es nada recomendable, a partir de los dos años dicen que se puede pero eso no significa que la tablet sea lo más adecuado para una criatura de dos años, su utilización afecta de forma negativa a la inteligencia y al desarrollo cognitivo de los niños.

Por eso yo he optado por una tablet más sana, que no expone a pantallas, que mantiene intacta la creatividad y que no daña a los niños. Se llama Magna Tablet, es un excelente material para aprender y jugar, sus utilidades son todas las que se te ocurran, y además este Tablet no consume electricidad, ni gasta pilas, al no utilizar lápices, ni tizas, ni pinturas, no mancha, y tampoco se nos pierde nada, porque las bolas magnéticas quedan guardadas dentro del tablet y el boli magnético va cogido de una cuerda.

Se recomienda a partir de tres años, y sirve para todas las edades, porque su uso no se restringe a un cierto tipo de cosas ni de edades, los adultos también podemos divertirnos, haciendo mandalas, escribiendo, dibujando, es muy relajante y divertido :)


El boli tiene una anchura genial para poder ser cogido cómodamente por todas las manos, pequeñas y grandes. En cuanto el boli tiene contacto con los agujeros, los imanes salen fuera, así que al mismo tiempo nuestros hijos están experimentando con imanes. Es increíble poder ver cómo funciona el magnetismo y que en tus manos esté qué bolas se levantarán y cuáles no.


Todas las bolas imantadas, quedan guardadas permanentemente dentro de la Magna Tablet, no se puede abrir, y no hay riesgo de pérdida de éstas. 


Arriba de la Magna Tablet, encontramos dos lugares donde hay más tarjetas que se ponen y se quitan, con la presión que ejercen al estar juntas, no hay posibilidad de pérdida, son fáciles de sacar por un trocito que sobresale y permite cogerlas bien. En el medio hay un rectángulo que es donde se coloca la tarjeta que se quiere dibujar, ésta queda bien cogida y no se mueve.



Las tarjetas tienen distintos niveles de dificultad, y los peques tienen que ir contando los puntos para saber en qué lugar tiene que ser para que le queda el dibujo y esté hecho con las mismas proporciones. De esta manera, se refuerza la concentración y la atención, tienen que estar muy atentos. Repasan los números constantemente, porque cuentan todo el rato, se trabaja la orientación espacial, han de saber si tiran hacia arriba, hacia abajo, hacia la derecha o hacia la izquierda. 






Evidentemente también podemos hacer dibujo libre, que los peques dibujen lo que deseen sin indicaciones. Pero es bueno que hagan las dos cosas, porque seguir los pasos, y ser concretos con un modelo, hace que mejoren habilidades. Por el otro lado, tener la libertad de crear e inventar incentiva la creatividad.




Con el boli magnético se puede trabajar bien sujección del lápiz, al principio a los peques les cuesta coger bien, y con este boli es muy sencillo que practiquen. Hagan lo que hagan, con los movimientos que hacen sus dedos, están trabajando la motricidad fina continuamente. ¡Y sin necesidad de hacer fichas ni actividades repetitivas!



Cuando los peques quieran borrar, porque se han equivocado o porque quieran hacer otra cosa, no tienen más que pasar el boli de lado por encima o tocando los imanes con los dedos para que deslicen hacia abajo. Es tremendamente fácil, y divertido, no genera frustraciones ni incomodidades.



Podemos utilizar Magna Tablet como una hoja de papel, una pizarra o un cuaderno donde pondríamos ejercicios. Podemos hacer dictados de letras, sílabas o palabras, dictados de números, poner números y que el peque escriba el que falte, poner palabras y que el peque escriba la letra que falte, dibujar algo y que el peque adivine que es, podemos dibujarlo a medias o con algún detalle importante que falte para que piense más.

Podemos trabajar los tamaños, pequeño-mediano-grande, primero-segundo-tercero, delante-detrás, las formas geométricas, dibujos de grafomotricidad...¡y mucho más!












Magna Tablet, tiene un tamaño perfecto, es fácil de transportar. Es ideal para cuando se vaya de viaje para que los peques se entretengan. Utilizar materiales que sean una alternativa del papel, hace que actuemos de forma respetuosa con el medio ambiente, evitando utilizar muchos papeles para que nuestros hijos escriban y dibujen. Con esta Tablet no harán falta recambios, ni comprar papel, es reutilizable, y no se deteriora.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Elegirías el sexo del bebé?



A ver, con esto de elegir el sexo del bebé no me refiero a utilizar la tabla china, porque no tiene ningún fundamento, y amigas mías la han probado y no les dio resultado.

Hay dos maneras que son las que nos pueden recomendar en centros de fertilidad: la manera natural basada en una teoría y mediante la selección del esperma.

Elegir sexo y hacerse la fiv

Puesto que el sexo del bebé es determinado en función del tipo de espermatozoide (X o Y) que se fusiona con el ovulo, sería suficiente con identificar aquellos que tienen los cromosomas deseados por los padres. Es posible seleccionar los espermatozoides masculinos y femeninos gracias a tecnicas geneticas.
Los espermatozoides X poseen más ADN que los espermatozoides Y, por lo que son más pesados que los Y. Es fácil elegirlos, este método se llama Ericsson, el nombre del científico que lo descubrió. 

Elegir los espermatozoides a través de clasificadores celulares o columna de gradientes de serum albumina. Luego se procede a una inseminación artificial para hacer gestar un niño o una niña.

Además de elegir el sexo del bebé, la detección de varias enfermedades genéticas es efectuada antes de la transferencia de embriones a la paciente. Gracias al diagnóstico preimplantatorio no solo el sexo del bebé puede ser determinado, sino que trastornos genéticos se pueden detectar. 
Al elegirlo el bebé podrá estar exento de tales trastornos. 

El pretratamiento es un tratamiento con medicamentos que estimulan los ovarios mediante inyecciones cotidianas que empieza el segundo y tercero día del ciclo menstrual y que dura aproximadamente 10 días. Durante ese tiempo, se es supervisada por un médico haciéndose dos o tres ecografías de monitor del desarrollo de los folículos. 

Cuando los folículos están en un estado de maduración satisfactoria (décimo día), el desencadenamiento de la ovulación es programado con una última inyección. Alrededor de 36 horas, la punción ovocitoria será realizada en el centro ginecobstetra.
Es necesario consagrar aproximadamente 20 días para el tratamiento completo.

La colecta de los ovocitos en la mujer se hace con la punción ovocitaria. Después de rexoger el esperma del cónyuge, el microsort es realizado para obtener una fuerte concentración de espermatozoides del sexo deseado y la selección de los espermatozoides más eficientes. Luego en la fecundación in vitro mediante ICSI de los ovocitos con los espermatozoides seleccionados del cónyuge se lleva a cabo. 

En el tercer o cuarto día de desarrollo, se hace un análisis de la salus y del sexo de los embriones de buena calidad con la ayuda del DPI. El quinto día de crecimiento del embrión, se seleccionan uno o dos embriones sanos del sexo deseado y se transfiere al útero de la madre. 

Doce días después de la transferencia de embrión, el resultado del embarazo es obtenido con un análisis de sangre y medición del GCH sanguíneo.



¿De verdad es tan exacto?

La elección del sexo es una práctica de fecundación in vitro con una tasa de embarazo muy elevada debido a la calidad y a la gran cantidad de ovocitos en particular en las pacientes más jóvenes de menos de 35 años, que a priori no tienen problemas de fertilidad. 

Durante los embarazos confirmados luego del tratamiento, la tasa de exactitud en relación a la salud (exclusión de anomalías cromosómicas) y el sexo deseado es del 99,9%.

Después del tratamiento de escoger el sexo, la tasa de éxito del embarazo de la paciente varía según su edad, su fertilidad, su reserva ovárica, la cantidad de embriones sanos que se desarrollaron bien y que corresponden a la elección de sexo de la familia.

Probar la manera natural

Según el método Shettles, el esperma que contiene el cromosoma Y (cromosoma masculino) es más pequeño, más rápido y menos resistente que el espermatozoide que contiene el cromosoma X (cromosoma femenino). Siguiendo esta lógica, si la relación ocurre en el día de la ovulación, los espermatozoides con el cromosoma Y tendrían más chances de fertilizar el huevo. Por otro lado, si la relación ocurre unos días antes de la ovulación, los espermatozoides que contienen el cromosoma X tendrían más posibilidades debido a su mayor capacidad de sobrevivir más tiempo en el sistema reproductor femenino.
Según los defensores del método Shettles, la tasa de éxito de esta técnica es aproximadamente del 75%.
¿Es poco ético elegir el sexo del bebé?
Creo que no tiene nada de malo preferir un sexo u otro, siempre que sea sin malicia y sin desprecio simplemente por rechazar más un sexo u otro.

La razón principal de que los padres quieran poder elegir es para tener la experiencia de tener hijos de ambos sexos. Antaño las mujeres tenían tantos hijos que lograban tener de todo, incluso gemelos.

Hoy en día, los padres tienen uno y dos como mucho, así que no tienen menos opciones. Es bonito tener la parejita, nombre odioso para algunos, pero es cierto, teniendo los dos es mágico. Y para ellos como hermanos también es enriquecedor ser de diferente sexo.

Casi todas las parejas cuando buscan un hijo intentan acertar utilizando métodos como la tabla china, porque son más fáciles de acceder, salen en primera página en Google y se dejan influenciar. 

Conozco muchas familias que siempre quisieron “ese niño” o “esa niña” y se quedaron con la ilusión. Mi mismo padre quería niño y no lo tuvo. Yo fui la segunda hija, me quiso y nunca jamás me denigró por mi sexo, pero le hubiese gustado tener un niño.

Aunque a un niño se le puede educar igual que a una niña, y puede llegar a ser igual de cariñoso y de bueno, el tener una hija, es algo bonito. Yo soy del tipo que me encantan las niñas pero eso no significa que no me guste tener hijos, quiero enormemente a mi hijo y es el mejor de los tres.

En España esta práctica está completamente prohibida, y en casi toda Europa, así que quienes están interesados tienen que viajar a Chipré, China, Jordania, Egipto o Dubai. En Estados Unidos es muy caro (en Inglaterra no creo que sea muy económico tampoco) pero en los países que mencioné es más económico (que no barato) ronda los 4000€. En Bélgica había una clínica que lo hacía pero daba la sensación de que después se ilegalizó la práctica, así que no queda claro.

Lejos de lo que pueda parecer, la mayoría de parejas que acuden a la fiv para elegir el sexo del bebé, eligen una niña. Lo aclaro porque leo por algunos sitios que con esta opción dejarían de haber niñas, mientras que es lo más deseado, tanto de europeos como de personas de otras nacionalidades.

La condición que ponen es que ya se tengan hijos, algunos exigen que se tengan ya dos hijos del mismo sexo al menos para tener una razón lógica de elegir el sexo. Facilitan que haya un equilibrio donde haya variedad de sexos en los hijos, y que no sean todos niños ni todos niñas. 

¿Qué opinas sobre esto?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR