Enfermedad de los hijos VS mentirijillas para no ir al cole





En este tiempo tan lleno de frío y de viento, caemos todos rendidos ante los virus. Hace un mes me tocó a mí y estuve tres semanas sin poder dormir apenas, llorando de cansancio, sufriendo una barbaridad...

Luego les pasó a mis retoños. Uno a uno nos ha ido tocando. Cuando mis hijos se enferman, yo me preocupo pero igual que lo hago conmigo misma, tampoco me altero.

No doy nada a no ser que haga falta, porque para los resfriados lo mejor es comer verduras y dormir bien. Los jarabes, par qué engañarnos no siempre funcionan, y si el resfriado tiene que durar una semanica, hay que aguantarlo.

A los niños no les gustan los jarabes, y tengo que discutir para que se lo traguen: diciendo que es por su bien, que así se curan antes, que se lo traguen si pensar, que el jarabe se toma por necesidad no por gusto etc.

A parte de decir que los precios de los jarabes son increíblemente caros, su sabor casi siempre es horrible, y se pasan mucho con la glucosa. Quieren darle trabajo a los dentistas xD

Tampoco llevo a mis hijos a urgencias ni al pediatra si es algo dentro de lo normal: resfriados, mocos, toses, fiebre, vómitos. Si dura un plazo lógico, y no va a peor, porque los pediatras están para casos que no sabemos cómo actuar o por excepciones graves.

Ni yo voy, solo por revisiones y cuando es algo grave, sino nada. Si los peques tienen fiebre o tos pesada, hay jarabes para ello. No tengo que ir al pediatra a que me lo diga. Y me leo de pe a pa las indicaciones para no equivocarme: dosis según edad y cuántas veces y cada cuánto que suele ser cada 8h.

Algunas veces mis hijos están resfriadillos y los llevo al colegio, si tienen mocos o resfriado muchas veces, al final se perderán el curso. A mí entender solo deben faltar si es algo grave.

Así que algunas veces me han llamado del colegio diciéndome que algún niño está enfermo y que vaya a buscarlo. Normalmente es por fiebre o por vómito. Aunque una de las veces me enfadé porque mi hijo que come en el comedor, vomitó porque le daba asco la comida y ya me lo tenía que llevar yo.

He visto exageraciones. Hay vómitos que son porque algo te sienta mal o te ha dado asco, no por virus ni enfermedad. Y a mí me fastidia que por cualquier cosa se haga llevar a los niños a casa porque pierden clase.

Lo peor viene cuando los niños se inventan síntomas, o los engrandecen y te dicen que no pueden ir al cole. Te sientes mal porque no sabes qué hacer. No quieres que encuentren en la enfermedad una escapatoria del cole, pero tampoco quieres ignorar una posible enfermedad.

Yo tomo la fiebre, hecho un vistazo en el cuerpo, y durante el día me fijo en el comportamiento. Muchas veces mienten. Y yo lea digo venga al cole y si la profe me llama iré a buscarte pero en principio no vendrás porque se te ve bien.

Yo lo hacía de pequeña y ahora tengo que vivirlo como adulta que se hace responsable y que tiene que hacer de detective para no ser engañada xD

¿Vuestros hijos también exageran y se inventan dolencias?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Las rabietas de los niños son naturales y necesarias





He dado un parón del bueno, he tenido mucha faena, tenemos proyectos que antepongo a todo para dar lugar a lo que tiene preferencia en mi vida. 

Yo no vivo del blog ni quiero, así que este hobby no desaparecerá pero se irá desvaneciendo, tengo un montón de cosas por hacer offline y lamentablemente estaré menos presente. Feli año a todo el mundo, que las cagás de 2018 sean abono para el 2019 xD

Me gustó esa frase, la leí en Instagram y me llegó al alma, soy muy fan de frases positivas para destruir la tristeza y los malestares. 

Como indicaba en el título, las rabietas son naturales, los niños actúan con rabietas de forma totalmente inconsciente y espontánea. Son necesarias porque por su inmadurez tienen que tenerlas y con ellas aprenden lecciones de la vida.

Sé que diciéndolo así parece perfecto y sencillisimo de aceptar, pero no, hace sufrir y es un constante revuelo porque consolar y calmar a nuestra criatura no siempre es fácil. 

Nadie nos explica cómo educar, y aprendemos sobre la marcha lamentablemente dañándonos a todos. Como casi todo el mundo, yo también he visto la reacción de padres con sus retoños en momentos de estos, parece como si el hijo es un demonio y el padre está siendo torturado.

Esta es una de las razones por las que me agobiaban los niños antes jajaja quién me ha visto y quién me ve. Algunas veces he tenido que lidiar en la adolescencia con mi sobrino que era pequeño y me daban sudores de la angustia que me causaba.

Los niños tienen mala fama por esta forma de actuar, y si no desciframos su sentido, podremos no llevarnos bien con ningún niño. Hay que saber mirar más allá del berrinche de turno, y de que te esté mirando la calle entera con cara de “hija mía, achantale ya que te la está liando”.

Es creencia popular pensar que cuando un niño tiene una rabieta es porque está toreando a la madre y le toma el pelo. Como si nuestros hijos solo nacen para amargarnos la existencia. Pues no, los pequeños tienen esa forma de proceder por inmadurez, necesitan nuestra guía para dirigir sus emociones, ayudándoles a expresarse de forma más tranquila.

Aunque nos cueste reconocerlo, muchos adultos seguimos teniendo berrinches, no es igual que de peques, no nos revolvemos por el suelo ni somos tan inmaduros pero cuando no conseguimos ciertas cosas o cuando queremos algo y se retrasa nos ponemos de los nervios.

A mí una de las cosas que me saca de mis casillas es cuando se dice de ir a un sitio y luego no se va, el cabreo depende de cuánto me gustaba o deseaba esa cosa o lugar. Pero claro por mi edad y mi experiencia, empiezo el diálogo expresando que me siento mal de no haber hecho x cosa que hacía mucho que se había planeado, etc.

Cuando una habla se siente mejor, y si se relaja a solas también. Yo voy dominando mis arrebatos pero los sufro a la vez, me imagino que viene de la niñez, y ahï estoy reeducandome, haciendo de madre para los míos y para mí.

Mi marido no sabía qué hacer ante estos sucesos inquietantes, y yo menos pero me acordaba de mi infancia cuando yo tenía berrinches, lloraba a mares y mi madre me decía cosas muy malas. Terminaba llorando de corazón por lo que me decía, de la agresividad y maldad que salía por su boca, ya sí lloraba de dolor no de capricho.

Y una criatura no tiene el entendimiento necesario para saber porqué a veces se puede tener lo que se quiere y por qué a veces no. A tu alrededor ves niños que les dan de todo, y no diferencias. Los padres tenemos que explicar, porque merecen explicaciones que les ayuden a entender las situaciones.

El día que las asimilen, desaparecerán las rabietas. No podemos esperar que aprendan solos,hemos de dar explicaciones adaptadas a su edad, pero reales. Hablando con sentido común y con tranquilidad tratando de hacer entrar en razón al peque y no de avasallarnos.

Esas explicaciones de que “no soy el banco de España”,”no me sobra el dinero”, “no y punto”, “si digo que no es que no” etc, son formas muy fuertes de contestar. No hace falta hablar a un niño como si hablásemos a un adulto, son literales y hay frases que no las entienden. Tienen que recibir explicaciones claras y cortas. Y sobre todo tenemos que contenernos, evitemos ponernos nerviosos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Libro de la cadena alimenticia para niños: De una pequeña mosca azul




Hay temas que no sabemos cómo enfocarlos de manera adaptada para niños, y entonces aparecen los libros, nuestros grandes aliados para salvarnos :)

La cadena alimenticia es delicado, los niños no entienden porque unos se comen a otros, y se ve mucha  frivolidad. El contenido en esto está vacío y carecemos de recursos para enseñarlo.

Cuando supe de esta novedad, De una pequeña mosca azul de la editorial Litera, me quedé prendada. Su sencillez, su diseño, su azul... con la simplicidad llegamos más lejos. Al ver los dibujos que solo están en dos colores me encanta, así se transmite mucho mejor el mensaje haciendo que los peques se concentren en dos colores.

Si hay muchos colores dispersamos la atención en todo, de esta manera se concentra la curiosidad en un punto. Diría incluso que este libro fomenta muchísimo la creatividad, es una bomba de maravillas.



La información es comunicada de forma real, algo muy importante, ya que los peques merecen y necesitan saber las cosas como son sin medias tintas, y aunque adaptemos contenido, se tiene que ser sincero y transparente.

La “melodía” del libro es muy suave, vemos párrafos cortos en forma de versos. Lo que le da un toque original y divertido. No suena a bla bla bla, información automática sacada de cualquier libro, sino que es diferente y guay.



Los animales comen a otros animales, insectos o guarradas como la mosca se vuelve loca con las cacas xD igual que el humano se alimenta con animales, y come productos de origen animal. Conocemos qué le interesa comer a algunos animales para adquirir más conocimientos a la vez.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Mis hijos no tuvieron chupetes




Los chupetes son de los accesorios más solicitados y más destacados cuando queremos tener un bebé, pocas veces  vemos escenas de bebés sin chupetes.

A mí me gustaban, y tenía pensado ponérselo a mis hijos pero mi marido me decía que no porque no era bueno. Yo con mi máxima ignorancia y apego a las tradiciones, me enrabiaba al ver que no podría ponérselo.

Me agobiaba al pensar que cuando llorase el bebé no tendría el santo remedio de ponerle el chupete, y yo no tenía ni idea de bebés, creía que no había más manera de calmar a un bebé.

Sufrí lo mío porque además mi hijo fue un bebé de alta demanda, por lo que me quejaba con razón. Los llantos retumbabam en mi mente y se me hacían enternos, no encontraba momento de descansar mentalmente.

Con los demás hijos hicimos lo mismo. Ya me acostumbré y me di cuenta de que tampoco era tan necesario. Cuando coges al bebé se tranquiliza y si está muy alterado, darle el pecho es la solución.

Por mucho que yo no entendiese y que me cansara que mi hijo utilizase el pecho de consuelo, los bebés actúan así por su necesidad constante al apego con la madre. Todos lo hemos hecho de bebés, y no tiene nada de malo que esté ahí enchufado :)

Luego con Montessori, que es una pegagoía respetuosa con el desarrollo natural del ser humano, aprendí que los chupetes son para la comodidad de los padres igual que las hamacas, pero no es lo que ellos necesitan, ni tampoco les beneficia.

Podemos ver publicidad de lo buenos que son los chupetes porque interesa venderlos, pero no es más que un callaniños, como si pusieses un tapón en un agujero para que no saliese agua, tapamos el problema, y no lo solucionamos. Si el bebé llora, está transmitiendo que nos necesita, y tenemos que tratar de hacer lo posible de forma respetuosa.

Además vemos que el chupete puede interferir en la lactancia y retrasar el lenguaje. Evidentemente si “tapamos” la boca a la criatura desde muy chicos, hay riesgo de que desarrollen menos su habla debido a que ha practicado menos y se ha expuesto menos a emitir sonidos.

Tampoco voy a decir que el chupete es el mal, hay situaciones como al estar en la calle, en una reunión, fiesta, o el bebé solo con el padre, y no hay manera de calmar su llanto, puede ser útil. Pero si desde un principio no se lo damos, luego ya no lo aceptarán nunca jamás. Mis hijos lo escupían cuando se lo he dado en una de esas circunstancias, como diciéndome “póntelo tú” xD

Pero debería utilizarse puntualmente, en casos necesarios y poco rato. Y si nos ponemos a pensar también nos libramos de luego tener que quitarle el vicio al peque de chupar su chupete. ¡Cuánto estrés! 

¿Tus hijos utilizaron chupetes?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Aplicaciones para calcular la ovulación y saber los días fértiles





Las aplicaciones son una maravilla, ¡qué pena que antiguamente no tuviesemos este invento! Pero puedo disfrutarlo en mi juventud, algo es algo.

Estas aplicaciones acerca de la ovulación son geniales para poder saber cuáles son nuestros días fértiles. Al principio pueden haber errores pero si siempre vamos apuntando cuando nos viene la menstruación, la aplicación se va ajustando más.

Podemos conocer mejor cómo es nuestra menstruación, cuántos días nos dura, si cada mes nos dura los mismos días y si tenemos siempre la misma cantidad, a largo plazo podemos analizar si cada año es similar o si hay grandes diferencias.

Si se quiere buscar embarazo, la aplicación avisa con alertas y en el calendario señala de forma muy visual qué días son los que se tiene que enfatizar. También avisan  cuando debería estar por venir la regla. 

Si se es irregular, la cosa cambia, ya no sería tan fiable fiarse de las aplicaciones, y lo mejor es acudir al especialista en fertilidad para hacerlo con más exactitud.

A mí me gustan estas aplicaciones, sirven para saber más o menos los días fértiles, y también para controlar la menstruación. Así que si se busca embarazo o no, igualmente sirven. Es importante llevar un control de los días de la regla, mi madre se los apuntaba en un calendario, y hoy en día las mujeres lo hacemos con el móvil.

Es muy cómodo, y así lo llevamos todo encima sin olvidarnos ni llenarnos de cachivaches. Aplicaciones de estas hay muchas, yo siempre reviso las características y cuanto más bonito sea el servicio, que el diseño esté currado y tengan más opciones para utilizar, allí que me voy.

Aplicaciones de IOS

Calendario Menstrual y Ciclo



Flo Calendario Menstrual



Woom/ Ovulación y Fertilidad 



Mi ovulación 


Clue Calendario Menstrual




Cycles/ Sigue tu ovulación 



Life / Calendario menstrual


Diario del periodo Lite




Femm / Periodo y Ovulación 



Mi calendario




TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR