Mostrando entradas con la etiqueta Actividades. Mostrar todas las entradas

Hacer empanadillas de atún con niños


Seguimos con los pequechefs, nosotros comemos mucho el atún, porque es sencillo de utilizar en el momento de hacer un bocadillo, y es muy sano. De momento lo compramos en lata tamaño XL para familias numerosas jejeje pero tenemos en mente comprar el atún crudo y prepararlo nosotros, estamos cansados de la barbaridad de conservantes que tiene todo.

Las empanadillas son ese desayuno o merienda que siempre nos gustó, tenemos la empanada grande y las empanadillas, todas están riquísimas. En especial nos gusta la de atún con huevo duro, le da un sabor excelente. Hay muchas maneras de hacer las empanadillas, así que la cuestión es ir probando.

La masa que hemos hecho es una al estilo churro, más sencilla y rápida que la tradicional. El sabor final era como el de galleta, estaba muy buena :) por falta de tiempo, y otros factores, nuestras empanadillas NO tuvieron huevo duro, pero lo recomiendo para mejorar el sabor.

Preparación

Para hacer la masa, tenéis la receta aquí.

Para hacer la salsa, aquí tenéis los pasos.

Cómo formar las empanadillas

Hacemos bolas del tamaño de una pelota de golf, las extendemos, hacemos formas redondas con la ayuda de un vaso o de un cortador de galletas, añadimos la salsa en el medio, y lo cerramos. Por los bordes chafarmos con las puntas del tenedor para terminar de sellas las empanadillas.








Las fritas tienen un sabor más pronunciado, pero preferíamos utilizar el horno para evitar tanta fritanga, se deja media hora aproximadamente, a 180º. Se tienen que dejar hasta que se doren. Los nuestros no fueron embadurnados con huevo ni con mantequilla, y estuvieron bien, aunque si lo preferís, os quedarán más amarronados.


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Hacer coca de vidre con niños


Hacer una receta es de esas cosas que divierte a los niños y les enseña a cocinar, algo que les servirá para toda su vida. Esta vez hemos hecho la coca de vidre, en catalán, o coca de vidrio, hay más variantes, dulces y saladas. Es típico de Cataluña y está muy rico.

Esta me recuerda a mi niñez cuando la compraba dn la panadera, y me hacía ilusión que mis hijos la hiciesen y probasen. No la conocían porque las panaderías de hoy no son como antes, de la caña de crema, del croissant y del donut no hay quien los saque. 

La masa es entretenida, cuando es a mano son unos 20 minutos. Yo me canso y deseo una amasadora para cuando quiera evitar bollería industrial el 100% pero mientras voy haciendo a veces y si ellos colaboran pues se hace más sencillo.
Ninguno se cansa amasando, para ellos es un juego, recuerda mucho a la plastilina,  para que participen todos hacemos turnos y así conseguimos una excelente masa.

Ingredientes

  • 250 gr. de harina (preparado para pizza)
  • 150 ml. de agua
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Azúcar
  • Licor de anís
  • Piñones
Preparación 




Preparamos la masa con la harina, el agua, la sal y el aceite, amasamos hasta tener una masa lisa.





Cogemos porciones de una pelota de golf, estiramos bien fina, pincelamos con aceite de oliva, ponemos azúcar, los piñones, presionamos un poco para que queden cogidos a la masa y un poco más de azúcar.



Tendremos el horno precalentado a 200º, horneamos hasta que estén bien doradas, sacamos del horno y rociamos con licor de anís, volvemos a introducir en el horno un minuto para que queden brillantes y evapore el alcohol.

Nosotros no hemos utilizado anís en licor sino en semilla porque no teníamos y tampoco pusimos piñones, no hace falta ponerlos siempre. La original es con y sin. Se caracteriza por ser muy fina y crujiente, y con tenor ese saborcillo a anís y ess gran capa de azúcar que le da esa apariencia cristalina o de vidrio.







¿Conocíais esta coca?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Hacer hojuelas con peques


En semana santa hicimos esta receta de hojuelas, y quería publicarla pero me liaba con otros temas, y al final me olvidaba de ponerla, hasta que me acordé hoy y dije, la pongo ahora mismo que sino no la publicaré nunca xD

Es una receta muy sencilla y divertida, como se trabaja la masa, es muy atractivo para los peques porque la tocan con sus manos, es muy parecido a jugar con plastilina. Así se inician en las masas, y aprenden los procesos. El hecho de que se utilice un huevo como medidor es muy divertido. 

Pronto querré comprarme una amasadora porque para cuando quiero hacer comida casera que tiene masa, me canso mucho amasando, pero de todas formas, cuando haga la receta con los peques siempre la haremos con las manos porque para ellos es más beneficioso y más guay tener contacto directo con los ingredientes.

Ingredientes

  • 200g de harina
  • 2 huevos (guardar un huevo y romperlo solo por arriba un poco para medir otros ingredientes)
  • Una medida de huevo roto de agua de azahar
  • Una medida de huevo roto de aceite
  • 300 ml de miel
  • Aceite de girasol para freír


Procedimiento




 Cascar los huevos solo por la punta para poder medir los demás ingredientes. Poner en un recipiente los huevos, el agua de azahar, el aceite y batimos, vamos añadiendo harina poco a poco hasta conseguir una masa manejable, la amasamos un rato. Si la masa todavía está pegajosa, añadir más harina.



Hacemos bolitas con la masa, luego se espolvorea harina en la mesa y en el rodillo y se extienden las bolitas, hay que dejarlas lo más finas posibles. Finalmente las freímos con aceite caliente, cuando estén doradas se dejan enfriar y se rocían con miel al degustarlas.





Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Hacer un bizcocho de zanahoria con peques


Con estos días de puente, es genial hacer recetas caseras, porque son más sanas y los peques se divierten tanto como si hiciesen manualidades :) a la par adquieren interés y afición por la cocina, y así se inician y les servirá para su edad adulta.

Hemos hecho un bizcocho de zanahoria simple, la zanahoria es una verdura que nos encanta a las chicas de la casa. La comemos cocinada y cruda, así que cuando por primera vez conocí el bizcocho de zanahoría, no dudé ni un segundo en probarlo. Aunque en un principio me pareció raro comer un bizcocho a base de verduras, no sabía si resultaría un sabor raruno, pero ¡estaba delicioso!

Tanto me llegó a gustar, que se convirtió en uno de mis bizcochos preferidos. ¡Esa carrot cake, rellena con esa crema de mascarpone y trocitos de nuez no podía estar más buena! nosotros lo hemos hecho simple, porque a día de hoy todavía no me he ganado el galardón de cocinillas, y porque no quería utilizar queso que ya comemos mucho y se tiene que consumir con moderación.

Mi hijo que de vez en cuando tiene desamores con las verduras, en estos instantes no es muy amigo de la zanahoria, y le daba cosa comer un bizcocho de este tipo, pero ha sido de los que más ha comido :)

Necesitamos
250g de zanahorias crudas (peladas y ralladas).
200g de harina.
7g de levadura en polvo.
125ml de aceite de oliva.
4 huevos.
200g de azúcar.

Preparación

Trituramos la zanahoria rallada con el aceite. Echamos en los huevos en un bol y los batimos con el azúcar, añadiendo la pasta de zanahoria que hemos batido. Colocamos la harina, y la levadura tamizadas y mezclamos lentamente. Engrasamos con aceite o mantequilla el molde que utilizaremos y echamos la masa. Hornear a 185ºC unos 30 minutos aproximadamente.

¡Bon appetit!






¿Os gusta el bizcocho de zanahoria?



Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en
Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Pan de Pascua italiano para hacer con niños


Los peques trajeron una mona de Pascua del cole, y yo les propuse hacerla en casa, cada uno hizo la suya. Era la primera vez que hacía una mona y elegí hacer una que me parecía más elaborada pero más bonita, el pan de Pascua italiano, ese toque en forma de trenza me encantó :)

Utilicemos una receta muy sencilla que se puede ver paso a paso en vídeo, los ingredientes se tienen fácilmente en casa, los pasos quedan claros, y no hace falta hacer masa madre (que hace tardar más). Hice la masa por la tarde, y la guardé en la nevera, al día siguiente la dejé fermentar en temperatura ambiente. Mientras hice huevos cocidos, porque es la mejor opción para evitar que el huevo no se haga bien en el horno.

Podíamos haber pintado los huevos pero no teníamos colorantes en ese momento y nos daba igual que no cogieran un color, lo haremos para la siguiente vez. Se pueden utilizar colorantes alimentarios o verduras y especias para darle un tono. ¡Siempre quedan más guays con colores chillones!




La masa es muy esponjosa, y rápida de hacer. Me alegré de tomar la decisión de hacer el pan italiano porque a los peques les fue más divertido hacer la trenza. En 20 minutos estuvieron las tres bien hechas, muy ricas y las guardé en el congelador porque sobró, y no quería que se las comieran todas de golpe sino se iban a empachar XD al empezar a comentar el pan de Pascua, los peques pelaban el huevo duro y fue otro ejercicio más de vida práctica.











Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Juegos de Pascua para niños



Caminar como gallinas

Los participantes se mueven sobre la línea de salida, se agachan y se agarran a sus tobillos por detrás. Se tambalean hasta el final de la línea. No pueden soltar sus tobillos, sino se perderá. El primero en llegar gana un huevo grande de chocolate y a los demás huevos pequeños).

Los conejos de Pascua

Este juego es como el juego del Gavilán, excepto que los jugadores deben saltar, el gavilán aquí se convierte en un zorro. Si un jugador deja de saltar por alguna razón, automáticamente es cogido. Cada conejo cogido por el zorro se convierte en un zorro y atrapa a los conejos restantes hasta que sólo quede uno (el ganador).

El juevo del Gavilán: Dibujar una línea de salida y una línea de llegada a una distancia de 20 metros, estas líneas definirán los 2 corrales (también pueden ser marcados con una cuerda). Designa un gavilán entre los niños que se encuentran entre las dos líneas, los otros jugadores serán los polluelos y todos deben colocarse detrás de la misma línea. Los pollitos preguntan “gavilán, ¿estás listo?”, y cuando el gavilán responde “sí”, ellos tienen que correr hacia el otro corral. Una vez que un niño deja el corral no puede darse la vuelta y debe ir al otro corral. El gavilán  debe atrapar tantos polluelos como sea posible, que se convertirán en halcones, y así sucesivamente hasta que solo quede un pollo.

Palabras cruzadas de Pascua

Dar a cada jugador un lápiz y una hoja de papel con las palabras “Conejo de Pascua” escrito en la parte superior. Ellos tienen que escribir tantas palabras como puedan utilizando las letras contenidas en “Conejo de Pascua”. La persona que encuentra más palabras, gana un premio, también se puede obtener premios por las palabras más inusuales, la más original o dar un premio especial para la persona que encuentra la palabra más corta. Todos pueden ser recompensados.

Los caramelos de Pascua

Coged una hoja de papel y dibujad 3 círculos del mismo tamaño que se superpongan. El tamaño de los círculos dependerá de la edad de los niños. Usad un color diferente para cada círculo e ingresad diferentes valores de los puntos para cada intersección de círculo y círculo. Colocad la hoja en el suelo y marcad una línea de lanzamiento dentro de los dos metros (dependiendo de la edad de los niños). A su vez, los niños deberán tirar 5 caramelos o chocolates en los círculos. Dad premios según la cantidad de puntos.

Bolos de Pascua

Pintad huevos duros de diferentes colores y dad a cada niño un color diferente. Deja un huevo sin pintar en el piso Los niños tienen que hacer rodar sus huevos hacia el huevo no pintado, el huevo más cercano gana.

Buscar los huevos de Pascua

¿Cómo asegurarse de que dos o tres niños encuentren casi todos dejando a otros sin poder encontrar ninguno? Para evitar este problema, se planifican huevos coloridos para cada niño. Se escribe un número en cada huevo para hacerles saber cuántos huevos hay ocultos que sean de su color. Cada niño debe regresar al punto de partida (donde está el adulto) después de cada huevo encontrado.  Esto ayudará a llevar un registro de los huevos que recolectan los peques. Antes del comienzo de la carrera, coloca un huevo de diferente color en cada canasta y diles que ese es el único color que se supone que tienen que encontrar. El primer niño que encuentre todos sus huevos gana un premio especial. Los premios pueden ser cualquier cosa, desde huevos de Pascua, conejos de chocolate, etc.

¿Qué juegos hacéis?


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR