Mostrando entradas con la etiqueta Maternidad. Mostrar todas las entradas

¿Elegirías el sexo del bebé?



A ver, con esto de elegir el sexo del bebé no me refiero a utilizar la tabla china, porque no tiene ningún fundamento, y amigas mías la han probado y no les dio resultado.

Hay dos maneras que son las que nos pueden recomendar en centros de fertilidad: la manera natural basada en una teoría y mediante la selección del esperma.

Elegir sexo y hacerse la fiv

Puesto que el sexo del bebé es determinado en función del tipo de espermatozoide (X o Y) que se fusiona con el ovulo, sería suficiente con identificar aquellos que tienen los cromosomas deseados por los padres. Es posible seleccionar los espermatozoides masculinos y femeninos gracias a tecnicas geneticas.
Los espermatozoides X poseen más ADN que los espermatozoides Y, por lo que son más pesados que los Y. Es fácil elegirlos, este método se llama Ericsson, el nombre del científico que lo descubrió. 

Elegir los espermatozoides a través de clasificadores celulares o columna de gradientes de serum albumina. Luego se procede a una inseminación artificial para hacer gestar un niño o una niña.

Además de elegir el sexo del bebé, la detección de varias enfermedades genéticas es efectuada antes de la transferencia de embriones a la paciente. Gracias al diagnóstico preimplantatorio no solo el sexo del bebé puede ser determinado, sino que trastornos genéticos se pueden detectar. 
Al elegirlo el bebé podrá estar exento de tales trastornos. 

El pretratamiento es un tratamiento con medicamentos que estimulan los ovarios mediante inyecciones cotidianas que empieza el segundo y tercero día del ciclo menstrual y que dura aproximadamente 10 días. Durante ese tiempo, se es supervisada por un médico haciéndose dos o tres ecografías de monitor del desarrollo de los folículos. 

Cuando los folículos están en un estado de maduración satisfactoria (décimo día), el desencadenamiento de la ovulación es programado con una última inyección. Alrededor de 36 horas, la punción ovocitoria será realizada en el centro ginecobstetra.
Es necesario consagrar aproximadamente 20 días para el tratamiento completo.

La colecta de los ovocitos en la mujer se hace con la punción ovocitaria. Después de rexoger el esperma del cónyuge, el microsort es realizado para obtener una fuerte concentración de espermatozoides del sexo deseado y la selección de los espermatozoides más eficientes. Luego en la fecundación in vitro mediante ICSI de los ovocitos con los espermatozoides seleccionados del cónyuge se lleva a cabo. 

En el tercer o cuarto día de desarrollo, se hace un análisis de la salus y del sexo de los embriones de buena calidad con la ayuda del DPI. El quinto día de crecimiento del embrión, se seleccionan uno o dos embriones sanos del sexo deseado y se transfiere al útero de la madre. 

Doce días después de la transferencia de embrión, el resultado del embarazo es obtenido con un análisis de sangre y medición del GCH sanguíneo.



¿De verdad es tan exacto?

La elección del sexo es una práctica de fecundación in vitro con una tasa de embarazo muy elevada debido a la calidad y a la gran cantidad de ovocitos en particular en las pacientes más jóvenes de menos de 35 años, que a priori no tienen problemas de fertilidad. 

Durante los embarazos confirmados luego del tratamiento, la tasa de exactitud en relación a la salud (exclusión de anomalías cromosómicas) y el sexo deseado es del 99,9%.

Después del tratamiento de escoger el sexo, la tasa de éxito del embarazo de la paciente varía según su edad, su fertilidad, su reserva ovárica, la cantidad de embriones sanos que se desarrollaron bien y que corresponden a la elección de sexo de la familia.

Probar la manera natural

Según el método Shettles, el esperma que contiene el cromosoma Y (cromosoma masculino) es más pequeño, más rápido y menos resistente que el espermatozoide que contiene el cromosoma X (cromosoma femenino). Siguiendo esta lógica, si la relación ocurre en el día de la ovulación, los espermatozoides con el cromosoma Y tendrían más chances de fertilizar el huevo. Por otro lado, si la relación ocurre unos días antes de la ovulación, los espermatozoides que contienen el cromosoma X tendrían más posibilidades debido a su mayor capacidad de sobrevivir más tiempo en el sistema reproductor femenino.
Según los defensores del método Shettles, la tasa de éxito de esta técnica es aproximadamente del 75%.
¿Es poco ético elegir el sexo del bebé?
Creo que no tiene nada de malo preferir un sexo u otro, siempre que sea sin malicia y sin desprecio simplemente por rechazar más un sexo u otro.

La razón principal de que los padres quieran poder elegir es para tener la experiencia de tener hijos de ambos sexos. Antaño las mujeres tenían tantos hijos que lograban tener de todo, incluso gemelos.

Hoy en día, los padres tienen uno y dos como mucho, así que no tienen menos opciones. Es bonito tener la parejita, nombre odioso para algunos, pero es cierto, teniendo los dos es mágico. Y para ellos como hermanos también es enriquecedor ser de diferente sexo.

Casi todas las parejas cuando buscan un hijo intentan acertar utilizando métodos como la tabla china, porque son más fáciles de acceder, salen en primera página en Google y se dejan influenciar. 

Conozco muchas familias que siempre quisieron “ese niño” o “esa niña” y se quedaron con la ilusión. Mi mismo padre quería niño y no lo tuvo. Yo fui la segunda hija, me quiso y nunca jamás me denigró por mi sexo, pero le hubiese gustado tener un niño.

Aunque a un niño se le puede educar igual que a una niña, y puede llegar a ser igual de cariñoso y de bueno, el tener una hija, es algo bonito. Yo soy del tipo que me encantan las niñas pero eso no significa que no me guste tener hijos, quiero enormemente a mi hijo y es el mejor de los tres.

En España esta práctica está completamente prohibida, y en casi toda Europa, así que quienes están interesados tienen que viajar a Chipré, China, Jordania, Egipto o Dubai. En Estados Unidos es muy caro (en Inglaterra no creo que sea muy económico tampoco) pero en los países que mencioné es más económico (que no barato) ronda los 4000€. En Bélgica había una clínica que lo hacía pero daba la sensación de que después se ilegalizó la práctica, así que no queda claro.

Lejos de lo que pueda parecer, la mayoría de parejas que acuden a la fiv para elegir el sexo del bebé, eligen una niña. Lo aclaro porque leo por algunos sitios que con esta opción dejarían de haber niñas, mientras que es lo más deseado, tanto de europeos como de personas de otras nacionalidades.

La condición que ponen es que ya se tengan hijos, algunos exigen que se tengan ya dos hijos del mismo sexo al menos para tener una razón lógica de elegir el sexo. Facilitan que haya un equilibrio donde haya variedad de sexos en los hijos, y que no sean todos niños ni todos niñas. 

¿Qué opinas sobre esto?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Andadores NO: son malos para los bebés



Me acuerdo de que cuando tuve a mi primer hijo, una de la familia me dijo que cómo se me ocurría no tener un andador que mi hijo ya tenía tres meses. Me quedé perpleja porque él aún era muy pequeño y no se sentaba así que no entendía que tuviese que tener un andador en ese momento.

Me preocupé de si estaba fallando en la crianza de mi hijo, y terminé comprando un andador, no sé con qué edad lo utilizó, hace muchos años.

El niño no aprendió a gatear fácilmente ni a caminar rápido, pero no sobrepasó los tiempos delimitados para que se considerase grave ni hizo falta intervención.

Con mi hija mediana también lo tuve, porque me lo volvieron a recordar y yo no quería que a mi hija le faltasen cacharros necesarios para su desarrollo.

En esas veces no pude comprobar si fue bueno o malo que utilizasen el andador, cuando uno es ignorante o no sabe mucho sobre estos temas, y no lee, cree que hace lo correcto y no pone en duda nada.

Con la tercera, no utilicé andador porque nos mudamos a otra casa y tenía escaleras, tratamos de encontrar unas puertas de protección para que no tuviera acceso a éstas pero ninguna nos servía por como estaban hechas.

Así que ella gateó y caminó, uy ya ni sé cuánto tardó ni nada de eso, memoria de pez que tiene una, pero creo que lo consiguió antes que sus hermanos. 

Por la escalera no se ha caído nunca, e incluso aprendió a subirla y bajarla desde muy pequeña, era asombroso, se bajaba arrastrada o sentada y cuando caminó lo hacía estupendamente (y son largas), vamos que al final la escalera fue como un parque de psicomotricidad :)

Ahora después de haber criado casi por completo a mis pequeñitos, me entero de que el andador no es adecuado, y me arrepiento de no haberlo sabido antes. 

Primero, no es seguro, nos pensamos que por ser vendido en europa que no hay que preocuparse y que dejar a un bebé en el andador es como dejarle con una niñera. El andador es algo que permite que los bebés que todavía no caminan puedan desplazarse y éste no es intelingente, es decir, que el andador no detecta los peligros ni cuida al bebé solo le facilita moverse.

Segundo, por mucho que nos los vendan como los que fomentan un buen desarrollo psicomotor en los niños, NO es real. Lo que hace que muchos padres lo compren pensando que son malos padres si sus hijos no lo utilizan (como me pasó a mí).

¿Es lícito que las empresas lo hagan ver como imprescindible y que se sigan vendiendo como tal? Por supuesto que no, como mínimo tendrían que decir: el andador no hace que el bebé camine antes ni le beneficia en su desarrollo solo es una silla que aguanta al bebé para que se mueva.

Los andadores así como las cunas y las hamacas NO son necesarias. Son productos que nos los meten por los ojos para que los compremos, nos quieren engañar haciéndonos creer que beneficia a nuestros hijos y no es así. Todo esto, incluido el carrito, están hechos para la comodidad de los adultos.

Muchas madres que me decían que sus hijos iban en andadores, les expliqué que no era bueno, y me respondían, que igualmente lo iban a seguir teniendo porque hace que el hijo no gatee así que no se mancha los pantalones y además se entretiene moviéndose, lo que hace que los padres tengan más tiempo libre y no estén tan pendientes del hijo.

Yo no juzgo. Pero podríamos conseguir lo mismo sin utilizar cosas que intervienen en su desarrollo y que no sirven para nada. ¿No quieres que tu hijo se manche? Pon alfombra o moqueta. ¿No quieres estar pendiente de tu hijo? Déjale en una habitación donde no hayan peligros y tengan juguetes de fácil acceso. ¿No quieres tener que ir detrás de él? Procura que toda la casa esté adaptada para un bebé y que no hayan objetos que puedan romperse o hacer daño. 

Cuando se tiene un bebé, los padres se adaptan al hijo y no al revés. Un bebé necesita explorar y moverse, no se le puede regañar por ser como es. Antes de nacer o al gatear la casa se tiene que modificar, y sí, aunque duela a muchas mujeres, esas estatuas decorativas se tienen que guardar hasta que el hijo tenga una edad que no suponga un peligro para él.

No puedes pasarte el día: no toques eso, no vayas ahí, no abras eso. El bebé no lo recordará y no tiene la capacidad de evitarlo, es una necesidad de descubrimiento y curiosidad. Hay muchos accesorios para que la casa esté preparada para esa situación, y que el hijo pueda estar suelto sin vigilancia extrema. 

Lo que sí digo es, andadores no, pero arrastradores sí. A veces son llamados andadores porque realmente sí ayudan a caminar pero se confunden con el taca-taca. En realidad los taca-taca fueron fabricados para adultos con movilidad reducida, no para bebés. El bebé está creciendo y desarrollándose, no es un discapacitado.





El bebé se levanta para agarrarse y una vez agarrado, se apoya en el arrastrador para mantener el equilibrio pero es el propio bebé el que domina su fuerza, y aguanta su peso y mueve sus piernas con consciencia y sin nada que se lo impida.

Los correpasillos también se pueden utilizar pero no enseñan a caminar como los arrastradores, sino que los hijos se mueven pero utilizando la fuerza de su cuerpo y tocando con los pies en el suelo, se recomienda a partir del año, y es el primer juguete antes de la bicicleta.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Fijarse más en lo bueno de los hijos que en lo malo



Debo reconocer que he pecado de excederme en ver todo negro y ofuscarme en la negatividad. La maternidad es así, aprender y aprender, nunca sabes lo suficiente.

Hay más veces que me he quejado de lo malo, una madre cree que lo mejor que puede hacer es corregir, claro. No se va a quedar quieta como una estatua si su hijo tiene una conducta incorrecta, por lo que al ver algo actúa al momento.

Los hijos pequeños están en una edad que las trastadas, peleas y correcciones están a la orden del día, y si tienes más de un hijo, hay que armarse de mucha más paciencia. 

Que si el mayor se burla de las pequeñas y las hace rabiar, que si uno de ellos dice una palabrota que aprendió en el cole, se discuten por querer comer o jugar con lo mismo a la vez, se enfadan si no se ponen de acuerdo al jugar, a veces hay grupismos y dejan de lado a uno y ése se enfada y la lía, que si no hacen caso, que si hay que repetir todo etc

Hay tantas situaciones diarias en las que hay que actuar que se hace cansino. Sí, cuando los hijos son bebés, nos molesta el llanto y el tener todo el rato que atender casi el día entero por la enorme dependencia de éste, pero cuando se hacen grandes, vienen otras cosas.

Ser madre es una gran responsabilidad y un gran esfuerzo, por eso no conozco madre que no pierda el control, que no se desespere, y que no se agote.

Así pues, si hacemos un análisis semanal, veremos que nos pasamos la vida regañando, corrigiendo y actuando con rapidez como si fuésemos policías. Es algo necesario, hay que intervenir, algunas veces no, pero tenemos que estar ahí, sobretodo cuando los niños llegan a las manos, gritan o rompen/tiran algo.

Aún así, nunca tendríamos que olvidarnos de las cosas buenas de nuestros hijos, de lo que hacen logrado cambiar, de lo que han aprendido, de esos gestos y palabras que nos encantan, de los buenos momentos juntos y a solas, etc.

Quedarnos con lo “malo” nos hace sufrir de más y nos impide poder valorar a nuestros hijos como merecen y apreciar sus cosas buenas. En realidad, deberíamos fijarnos más en lo bueno que en lo malo.

Yo siempre he tenido el modelo verdugo como digo yo, que mis padres en toda mi vida pocas veces me han dicho algo bueno. Mis recuerdos son más de castigos y de conflictos, así que cuando pienso en esos momentos siento: falta de empatía hacia mi, falta de comprensión, falta de paciencia, frustración, tristeza, daño al autoestima y pérdida de confianza en los padres.

Hubiese querido que me corrijan porque han de hacerlo pero sin gritos ni amenazas, pero además haciéndome reflexionar, muchas prohibiciones de mis padres no tenían explicaciones y si el hijo no entiende el porqué le costará más aplicarlo. También perdí confianza porque por cualquier cosa de enfadaban mucho y eso me llevó a mentir, por miedo a tantas represalias y porque sabía que no habría comprensión ni que se pondrían en mi lugar.

Y por supuesto, nuestra relación padres-hijos totalmente mermada. Mis padres siempre me dicen lo malo, hasta cuando hago algo loable no falta el “pero”. Incluso siendo adulta y madre ya, ellos siguen hablándome de lo malo aunque fuese de hace quince años. 

Por eso yo me equivoqué, no tuve un modelo bueno para mi, pero desde que fui consciente, hago lo posible para que mis hijos no tengan un trato así. Eso no quita que me queda un largo camino, cerrar los ojos ante cosas que ponen de los nervios no es fácil, pero me alegra poder proprocionar una educación mejor a mis hijos y ser mejor que mis padres.

Somos padres, no psicólogos, no tenemos que ser especialistas en todo, pero los hijos, igual que los adultos aunque los mayores ya tenemos más madurez y conocimientos, somos muy influidos por lo que nos dicen nuestros seres queridos.

Parecerá una exageración pero repetir constantemente frases negativas al hijo y que casi todas las palabras que salen por la boca al estar juntos sean negativas, hace que el niño se programe a perpetuarlo. La mente humana es una bomba de relojería, puede volverse en contra de uno mismo por lo que hacen los demás, como si por momentos perdiésemos el dominio.

La programación neuro lingüística es muy extensa al respecto y nos demuestra que las palabras pueden ser un arma de doble filo, que se puede condenar a un hijo al fracaso, a la depresión, y hasta la delincuencia según como seamos con él y lo que digamos. Cuando nos relacionamos no hipnotizamos haciendo mirar un reloj dando vueltas, pero programamos.

Así que hay que tener bastante cuidado con lo que decimos y hacemos, es una barbaridad, lo sé. Muchas veces me equivoco porque no sabes qué decir ya, dices cosas con buena fe y estropeas, se tiene que pensar mucho antes de hablar. Pero todo se soluciona aprendiendo y practicando.

La mejor ayuda que tengo es mi marido que tiene estudios en PNL aunque no ejerce de ello, y he podido comprobar grandes cambios y avances en mis hijos, de una manera potente, eso nos sirve para no desvalorar el poder de las palabras. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Los hijos que vienen después del primero...


Cuando tenemos el primer hijo, podemos no habernos informado lo suficiente porque nuestro alrededor nos hace pensar que ser padres es cien por cien instintivo, y yo no digo que no, pero haber recibido una educación nada respetuosa y el no haber podido absorber un buen modelo como ejemplo nos deja huella.

Los siguientes hijos siempre sorprenden

Los hijos que vienen después del primero, están echos de otra pasta. No, no se crían solos, pero casi. Si pones todo tu empeño en hacerlo todo bien con el primero, es como si hubieras educado a una tribu entera porque los demás hijos seguirán a raja tabla el ejemplo de su hermano mayor. 

Cada uno tiene su personalidad, claro está, no serán como copias, pero se sufre menos a la hora de educar y de corregir porque transgreden menos las normas y adquieren buenas maneras simplemente por fijarse en el mayor.

Esto significa que también avanzan mucho más en las habilidades y en el aprendizaje. Cada hijo que llega, es mejor que el anterior en todo y se ven mucho las diferencias.

A los niños les encanta aprender de otros niños

Que un niño tenga hermanos es una estimulación maravillosa para él, al ser hermanos, los ve todos los días, duerme con ellos, se levanta con ellos, juega con ellos, si es bebé los mira y oye con atención y se le ve con ganas de imitar y de introducirse al grupo a su manera según su capacidad.

Si no puedes ir al parque, si está lloviendo o si no viene familia a visitarte, el hijo tiene a hermanos con los que relacionarse y con los que poder contar siempre. Son relaciones que se refuerzan constantemente porque se ven día sí y día también.

Los hijos mayores disfrutan de sus aprendizajes y les sale del alma el deseo de transmitirlo a los otros, así que puedes ver que por ejemplo la pequeña de cuatro años aprenda a dividir porque su hermano quiso explicarle lo que aprendió. Se reparten conocimientos entre sí en forma de juego y de forma amigable con ilusión y emoción.

Aún así los padres somos clave, como siempre, tenemos que saber orientar bien nuestra crianza, solucionar conflictos entre hermanos sin que se disperse la discordia, propiciar el amor y la cooperación entre hermanos, evitar comparar y hacer que surja el odio o la envidia, ser justos y tratar a todos por igual, no tener a ningún favorito dándole un trato especial, etc.

La experiencia, porque criar no solo es dejarse llevar por el instinto sino también por la teoría, es necesario leer para desaprender lo incorrecto que nos inculcaron y poder ofrecer una educación respetuosa y positiva de calidad para nuestros vástagos. 

No se consigue hacer todo bien a la primera, es con la experiencia, con el tiempo a base de ensayo y error, como se logra el objetivo. Esto es lo que hace que con los siguientes hijos se esté más preparada, se sufra menos inseguridad, se tenga menos confusión, y que se hagan menos errores.

¿Vistes las evoluciones en los siguientes hijos con más diferencia?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Mis hijos nacieron con bajo peso



Uno de mis desafios es evitar si al final me decidiese a tener otro hijo, que nunca se sabe qué pasará, puede ser que no me vea preparada o que considere que no es lo mejor para nosotros, siempre pienso bien antes, pero tengo claro que si llegase el cuarto me gustaría evitar que naciese con bajo peso.

Cuando tuve a mi primer hijo, nació muy delgado, demasiado, dos kilos y poco, no necesitó incubadora no tuvo ningún problema pero tuvo ictericia que se solucionó con facilidad. 

Con la segunda me pasó lo mismo y con la tercera también. Mi barriga de embarazada siempre era bastante disimulada hasta había quienes no se creían que estuviese a punto de parir o que estuviese embarazada en el principio de la gestación por no tener casi bulto.

Hay más mujeres que tienen poca barriga en sus embarazos, las hay que incluso tuvieron menos que yo y no sé si eso estuvo relacionado con un bajo peso de los hijos. Pero a mí me hizo reflexionar.

Nunca ninguna ginecóloga ni matrona me ha comentado el porqué, ni he visto interés por averiguar el origen. Yo como confiaba ciegamente en los profesionales pues ni preguntaba de más ni exigía, me quedaba preocupada y me sentía impotente por no saber qué hacer.

Sí, me recomendaron hacer reposo, quedarme estirada hacia el lado derecho para propiciar un buen reparto de oxígeno y nutrientes al feto. Reposo teniendo hijos no existe, no trabajé pero tenía a cargo hijos pequeños y como el mayor era muy demandante parecía que tenía una guardería, no podía quedarme quieta ni descansar. Con el primero no tenía hijos y estaba casi siempre estirads y no sirvió.

Yo siempre he sido muy delgada, no soy de dejarme llevar por mis impulsos, aunque podáis ver en Instagram que me zampo helados, chuches, pasteles y hamburguesas, me controlo mucho y mi pasión son las frutas y las verduras. Mi cuerpo me dirige hacia ellas, las da preferencias y siente más satisfacción.

No sé yo si el comer poco y no comer con tanta variedad pudo influir, ya que el feto coge de la madre, de lo que va ingiriendo y de sus reservas, por lo que quizá fuese por eso, teniendo en cuenta que además en el embarazo es necesario engordar (entre 9 y 14 kg) y yo nunca engordé ni siquiera un kilo. Nadie me propuso ir a un nutricionista ni nada de nada, me decían ah bueno será que eres así y le restaban importancia, lo que me hacía pensar que no sería para tanto.

No se me asesoró, no se me concretó, puede ser que nunca se sepa la razón y que aunque esta cuarta vez tuviese otro hijo pesando más, ocurra lo mismo. Al menos yo cogí más kilos aposta para tener un peso adecuado según la altura y para mejorar la figura. Si consigo evitarlo me alegraré y si no puedo cambiar la situación me contentaré con tener un hijo deseando que no le perjudiquen las condiciones. 

Igual que pedir a una mujer con sobrepeso que adelgace cuando su metabolismo no se lo permite, pedir a una mujer delgada que engorde cuando le cuesta horrores no es fácil. Estamos poco acostumbrados a oír hablar de quienes ganan kilos con sudor en la frente, parece una broma teniendo en cuenta que la mayoría de la gente gana peso rápidamente. 

Mis hijos nacieron entre la 36 y 37, bebés a término, no tuve complicaciones, fue parto natural, pero es cierto que pasé mucho estrés por temas ajenos a mi maternidad, no sabré nunca si fue por eso, pero al menos intentaría no tener otro  hijo si paso por un momento delicado. No soy bajita y en mi familia somos de 1,75 cm y las nuevas generaciones llegan casi a los dos metros.


Diferencias entre bebé con bajo peso y bebé con peso adecuado



Razones de tener hijos de bajo peso

  • Enfermedades crónicas de la madre, presión sanguínea alta, desnutrición, anemia, drogadicción, alcoholismo, tabaquismo.
  • Problemas placentarios, o de la gestación (desprendimiento placentario, infecciones de tejidos que rodean al feto, mal flujo sanguíneo).
  • Problemas en el desarrollo del bebé (anomalías cromosómicas, defectos congénitos, gestación múltiple o infecciones). 
  • Tener embarazos seguidos (aunque muchas los tienen y sus hijos no nacen con bajo peso).
  • Alimentación deficiente o incorrecta.
  • Estrés y ansiedad fuertes.
  • Edad de la madre (menos de 17 y más de 35).
  • Delgadez extrema.
  • Tomar drogas blandas y con más razón las duras.
  • Embarazo múltiple.
  • Parto prematuro.
  • Trastornos genéticos de los padres.
  • Factores ambientales
  • Antecedentes de haber tenido un bebé con bajo peso en un embarazo anterior.
Prevención 

Detectar la causa y actuar a tiempo puede evitar o disminuir el problema de retraso de crecimiento. El diagnóstico temprano de RCIU permite a los especialistas aplicar tratamkentos como una dieta altamente proteica o medicación para restablecer una buena circulación placentaria.

Cabe recordar que es fundamental que la mujer embarazada se cuide antes y durante el embarazo. El consumo de ácido folico es importante, y también el tener una dieta variada y adecuada. En el embarazo se tiene que aumentar de peso sino el bebè no cuenta con todos los nutrientes necesarios. No se tiene que tomar ningún tipo de droga y hay que evitar los medicamentos al máximo, únicamente bajo supervisión médica.

Al buscar embarazo acudir a la ginecóloga para hacer pruebas prenatales previene en gran medida muchas cosas. Yo no lo hice porque creía que era más para cuando se tiene problemas de fertilidad y cuando fui a algunos centros, y decía que quería tener un hijo, nadie me comentaba nada de que me hiciese pruebas antes ni que yo era demasiado delgada para quedarme embarazada. Solo recibía ese “eres demasiado joven, no tengas hijos aún”.

Qué fue de mis bebés ahora niños

Ha pasado mucho tiempo, han ido creciendo y cogiendo un peso correcto. No han sido más bajitos ni más delgados de lo normal. Cuando eran bebés me recomendó el pediatra que hiciera lactancia mixta para acelerar el peso, y cuando llegó la alimentación complementaria, me dijo que le diese papilla. 

A partir de los 3-4 meses y sobretodo de los 6-7 ya no había rastro de bebés de bajo peso, cogieron un peso normal, dos de ellos quizá demasiado para mi gusto, lamentablemente las papillas, los potitos y la leche de fórmula están repletos de azúcar que fomenta la obesidad. Al empezar a gatear, caminar y comer con los dientes, mejoraron su peso y se moderó. Un bebé regordete no es sano, así que en cuanto pude mejoré la alimentación quitando azúcares.

El peso de mis hijos fue bajo, pero no tanto como para que hubiesen complicaciones, todo iba bien y se comportaban como niños a término. Lo que pasaba era que no succionaban bien, se cansaban rápido y esto fue el martirio de la lactancia y la llamada a la puerta de la mastitis que se repitió las tres veces. Al nacer se les ve muy delgaditos, se les marcan los huesitos en los brazos y piernas en especial, y los ojos sobresalen mucho por la delgadez de la cara. Los pañales les venían grandes y la ropa también, nunca lo pensé pero les podría haber comprado ropa de prematuros. En los primeros días se quedan dormidos y no lloran ni se interesan tanto en mamar, así que es complicado. Pero todo pasa, mamás, nuestros peques terminan creciendo y pasamos página de esos momentos.

¿Vuestros hijos nacieron con bajo peso?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Buscar embarazo teniendo ansiedad




Una cosa es tener ansiedad por quedarse embarazada, ya que los intentos y la espera puede angustiar mucho, pero yo me refiero a tener ansiedad por motivos ajenos y buscar un embarazo.

Mis hijos han crecido mucho, son muy autónomos, yo me siento más preparada física y psicológicamente, nuestra situación familiar va mejorando en muchos aspectos, y como a mí me gustan las familias grandes y me gustaría tener otro seguro, me planteo el embarazo. El problema viene cuando parece que es el momento casi perfecto si no fuera por la ansiedad.

Quiero otro hijo pero la ansiedad me frena

Sé que no es mi culpa que tenga ansiedad, que yo soy víctima de mis emociones y de las situaciones complicadas a las que he sido expuesta sin elegirlo. Sé que tener un hijo por tener ansiedad no es un crimen, y que mi hijo no me culpará nunca por ello, y que yo no puedo detener mi vida ni despedirme de mis sueños por la ansiedad. Pero prefiero retrasar el embarazo hasta que vea que la ansiedad no interferirá en mi felicidad, y que podré disfrutar de mi embarazo y postparto todo lo que deseo.

Quiero disfrutar del próximo embarazo como si fuese la primera vez 

El embarazo es una experiencia única e irrepetible, el feto siente todo lo que su madre le transmite, es la ocasión perfecta para conectar, y relajarse al máximo por el bien de los dos. No quiero estar más tristona y verme con imposibilidad de disfrutar del embarazo, no quiero perderme la emoción del +, de los meses, de las ecografías... tampoco quiero jugarme un mal postparto que me pueda derivar a depresión y en pocas palabras, que no aproveche la felicidad del nacimiento del bebé y me pierda la dulzura de esos días que no volverán. 

Si tuviese otro hijo, quiero ser muy responsable, porque ya tengo tres, todo lo que he ido aprendiendo a base de experiencia propia y de lecturas, me obliga a ser mucho mejor madre. 

Yo no tomo medicación para la ansiedad ni tengo pensado hacerlo, ya que yo con las drogas legales tengo mi propia opinión, y las evito todo lo que puedo. Así que mi esfuerzo por recuperarme y librarme de la ansiedad no es sencillo pero tengo la firme convicción de que un día lo conseguiré y ese día tomaré la decisión.

En pausa por el momento 

Mientras sigo aprendiendo, continuo con ese moldeamiento interno de cambiarme y de a la vez autocuidarme y tener mis ratos de descanso, de hacer lo que quiera o de no hacer nada, de evadirme de todo, de quitarme responsabilidades y de conectar conmigo para sanarme mis heridas e impedir que aquello que no puedo cambiar y que me azota duramente, que deje de causarme tanto dolor y pueda dominar mis emociones y mis reacciones para sobrevivir a esta amargura y llevar el timón de mi vida.

Por qué esta vez sí espero a eliminar la ansiedad y antes no lo hice

Antes no me daba cuenta de que yo tenía ansiedad, mi madre siempre me decía que yo era nerviosa y achacaba mi actitud a mi carácter. Creía que sería que nací así y que debía aceptarme.

Hasta que leyendo, que leer nos hace libres de la ignorancia y de los prejuicios, supe que yo no era ni nerviosa ni nada, yo sufría y mi sufrimiento tenía nombre: ansiedad.

La ansiedad tiene altibajos, una vez que se presenta parece no despedirse jamás, como un acompañante que quiere estar a tu lado aunque le rechaces. Pese a ello si equilibras tu vida, puedes tener temporadas de cero ansiedad como si no la hubieses conocido nunca pero se es más propenso a tenerla de golpe si sucede una situación estresante. 

Hace dos años me enfrenté a realidades hirientes, que traté de ignorar toda mi vida y que por más que no quisiesen estaban ahí. Una vez creada la consciencia, intenté cambiarlo, pero por más que quise no pude. La frustración de no poder eliminar algo que hiere interminablemente es deprimente. Este tiempo me lo tomo como una mala digestión que está sanándose de lo que digirió, y poco a poco me doy fuerzas para pasar página y dejar de dar importancia a lo que no merece la pena y sobre todo a ver lo bueno y no embobarme con mis desgracias.

¿Pasaste un embarazo con ansiedad o retrasaste el embarazo por ansiedad?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo tomar el sol para obtener la vitamina D




No odio al sol, ni mucho menos. Me encanta la luz natural que proporciona, una de mis necesidades es vivir en una casa luminosa con muchas ventanas, porque a parte de ahorrar en electricidad, la luz natural tiene un gran impacto en nuestra salud y en nuestro ánimo.

Ayer hice referencia a que yo no no tomaba el sol.  Escogí un título que fuese corto y tocase el tema directamente sin rodeos. Es cierto que desde tiempos inmemorables yo no tomo el sol como se suele hacer, porque ya no quiero ser morena, quiero ser blanca, aprendí a quererme y no necesito ser diferente. 

Ser blanco es bello, no dejes que te engañen

Para gustos los colores, claro, pero eso no quita que el blanco sea hermoso. Hay que pasar de la gente, esa idea de que la piel blanca es vergonzosa y fea, viene de la ignorancia y del repetir sin cuestionar lo que se dice. La piel morena es bonita pero la blanca también, recuerda a la porcelana, a la nieve y a aquella sutil belleza de tiempos de antes donde se apreciaba con creces y se sacaba partido de ella. La palidez es preciosa, destaca una gran luminosidad y hermosura, si nos sonrojamos nos salen coloretes sin maquillaje que dan un toque elegante. ¡Fuera complejo!

Si no le gusta tu color, que se busque a otra persona

Y por supuesto, que nadie se empareje con quien le pretenda cambiar y no le quiera tal como es. No hay nada más tóxico que una pareja que te presione para que te vayas a tomar el sol, y te discrimine por tu color. Mándale a freír espárragos, por favor.

El sol sí pero poco y bien

El sol es una necesidad básica, con él tratamos algunas enfermedades, psicológicamente nos calma y nos disminuye la ansiedad, nos prepara para que de noche durmamos con más facilidad y nos proporciona la vitamina D.

Pero claro, tomar el sol solamente para adquirir esta magnífica vitamina, no hace falta que sea mucho rato ni tampoco se haga a cualquier hora. Es muy saludable y necesario, si se hace bien contribuimos a nuestro bienestar.

Cómo tomar el sol para tener buena salud

Cada país tiene sus propias características distintivas que le hacen que no sirva lo mismo para todos. Así que aclaro que hablo de España, y aquí en verano se recomienda tomar el sol 7 minutos (o hasta 25-30) y en invierno 45 minutos (ó una hora y pico) tres veces a la semana teniendo un 20% del cuerpo descubierto y sin ponernos cremas protectoras, evitando siempre las horas de mayor radiación, eligiendo las primeras del día o las últimas poco antes del ocaso. 

Se puede tumbar bajo el sol, o simplemente sentarse o pasear. La vitamina D es sumamente importante ya que se ocupa de fijar el calcio en el organismo y así evita el riesgo de padecer osteoporosis. Por supuesto que podemos encontrar alimentos que contiene esta buscada vitamina pero el sol no debería de olvidarse porque tiene más beneficios como el de relajante y el de favorecer buen humor, yo le llamo el rayito de la felicidad :)

¿Es bueno que los hijos tomen el sol?

Los niños pequeños han de salir a la calle siempre para que les toque el sol. La vitamina D es necesaria para todos pero en especial los peques porque es básica para el desarrollo y el crecimiento de sus huesos. 

Pero los bebés no tienen que ser expuestos deliberadamente al sol porque su piel es más fina y su sistema inmunológico es más frágil, es más riesgoso que se quemen y que puedan correr el riesgo de tener cancer de piel. 

Hay que tener especial cuidado en los seis primeros meses, hasta los dos años no se recomienda que se exponga a los bebés directamente al sol por mucha crema protectora que se utilizase. Si se sale a la calle en pleno sol, les ponemos el fotoprotector correspondiente y nos resguardamos debajo de un árbol o de cualquier sombra que haya por nuestro alrededor. Evitando siempre las peores horas del día.

Mientras que el bebé no puede tomar el sol, recibe la vitamina D mediante la lactancia materna o las leches de fórmula enriquecidas en vitaminas, y luego al introducir alimentos lo va obteniendo de su propia alimentación. 

Suplementos sí o no

Dicen que los niños de ahora necesitan más tomar suplementos porque no pasan tanto tiempo en el aire libre y garantizar una alimentación con la suficientr cantidad de ésta vitamina es complejo. Y pese a que la leche materna tiene todas las vitaminas necesarias para un buen desarrollo del bebé y la leche de fórmula está preparada con dosis “perfectas”, se recomienda dar suplemento de vitamina D a bebés.

No sé qué decir, a ninguno de mis hijos les mandaron tomarlo así que no puedo dar mi opinión y como hay un poco de confusión en el tema y hay todo tipo de opiniones pues que cada una pregunte al pediatra y se fije en sus hijos por si viesen alguna deficencia.

El síntoma más evidente de deficencia de vitamina D en niños es el raquitismo, piernas arqueadas y debilidad ósea. Lo mejor es prevenir tratando de que nuestros hijos lleven una alimentación lo más variada posible.





Leche cruda no.

En los adultos podemos tener posibles síntomas de deficiencia si:

  • Tenemos enfermedades del sistema respiratorio con asiudad: resfriados, gripes, neumonía, bronquitis...
  • Fatiga y cansancio frecuente.
  • Dolor muscular y espalda.
  • Depresión.
  • Dificultad para cicatrizar heridas.
  • Pérdida de masa ósea.
  • Pérdida de cabello.
En caso de duda hemos de acudir al médico para que considere si necesitamos un suplemento o no.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

No tomo el sol, gracias




Ahora que es verano, ya sabéis que entra la obsesión en este país, por querer ponerse morenos. Cuando era pequeña sentía mucha presión por mis padres, se burlaban de mí y me insistían siempre en tomar el sol. El resto de mortales, no eran muy diferentes, si en verano se me ocurría seguir siendo igual de blanca, iba a recibir la reprimenda.

Eso me hizo crecer con un rechazo gigante hacia a mí misma, avergonzarme de ser de raza blanca y a buscar por todos los medios no ser blanca. Fue una sensación muy dañina porque ese complejo fue creciendo y aunque en mi entorno también veía una especie de repulsión hacia la piel blanca, yo lo sufría el doble porque era más blanca de lo común.

Mi tortura

En la escuela, en especial el instituto que es cuando los pequeñajos nos convertimos en adolescentes y pasamos a esa etapa tan rebelde, es cuando sufrí en mayor medida esta realidad. Los españoles que son de mi mismo origen, riéndose de mí ¿simplemente por ser más blanca que todos ellos?

Fue duro porque hay cosas que si no te gustan de ti las puedes cambiar, pero cambiar el color de la piel, no es algo realizable. Sé que Mickel Jackson asombró al mundo entero pasando de piel oscura a blanca pero tampoco está al alcance de todo y que fuese pasar de blanco a moreno tampoco es tan sencillo.

No quererte en lo más profundo de tu ser como es el color de tu piel es terriblemente trágico. 
Mi marido me ayudó a deshacerme de esa idea tan extendida en España de que ser blanco es feo. Si quieres ser una mujer guapa has de broncearte y si eres ya una pasada de blanca eres el hazmereír. Me costó cambiar mi mentalidad, porque mi experiencia me influyó y traumatizó tanto que no podía creer que no fuese así. 

El racismo antiblanco con el que crecemos

No nos queremos, nos negamos y querer imitar a otros evitando ser nosotros mismos. Eso se llama ser racista consigo mismo. Que otros lo sean es comorensible, el racismo es universal y muchos se sienten superiores a sus desiguales pero que uno mismo lo sea con lo suyo es increíble.

¿Qué tiene de malo ser blanco? ¿No somos europeos? Europa nos tiene de todos los colores y de entre ellos, blancos. ¿Por qué unos se tienen que tomar con normalidad y los otros no? 

Dicen que en España no somos todos tan blancos porque hace siglos hubo mucho mestizaje. Y eso no importa, no hace falta ser blanco para ser español, y además realmente no sabemos quiénes somos ni de dónde venimos. Lo único que sabemos es que actualmente somos españoles porque llevamos generaciones en España. 

Ser blanco no es un defecto, es otro color más. No inspiraré a nadie a creerse superior pero sí a quererse como es. En otros países pasa lo contrario, que quisieran ser blancos, al final nadie está contento con cómo es y quiere ser diferente. Apreciemos la belleza blanca a través de los ojos de quienes no la juzgan y saben valorarla.

Reconocí la belleza blanca y la empecé a valorar 

En otras partes del mundo ser blanco es algo aceptable y bonito. Yo no considero que hayan razas superiores que otras ni mejores, cada individuo independientemente de su color de piel demuestra su calidad como persona mediante su comportamiento. En todo podemos encontrar de todo, absolutamente. 

Jamás defenderé esa ideología de apartheid en el que se humillaba y diferenciaba a los demás por su color, eso no debió pasar nunca. En el pasado, el blanco ha llegado a ser muy injusto con los demás habitantes del planeta, y en parte es vergonzoso saberlo.

Pero eso no quita que aceptarse y estar orgulloso de lo que uno mismo es porque ha nacido así y nada ni nadie ha de hacerle sentir rechazo hacia su forma natural. 

El tiempo, la madurez y alejarme cada vez más del rebaño, algo que siempre he ido haciendo para no limitarme a ser una ciega seguidora de la multitud sin pensar, descubrí que en otros países europeos hay gente que es mucho más blanca, que es un blanco más distinto, solemos ser rubios o castaños y con ojos claros, nuestra piel es muy delicada y con el sol solamente nos ponemos como gambas. 

Nunca vi en los que eran parecidos a mí, que ellos se sintieran locos por cambiar su color, e incluso se enorgullecían de ello. Me impactó no ver en ellos el desprecio por el color blanco ni por obsesionarse con lucir una piel morena.

Por fin dejé de querer estar siempre maquillada con ese tono más oscuro que dejaba en desarmonía mi estética: cara morena y cuerpo blanco. Y esas toallitas con las colorear mi cuerpo para parecer más morena como si de pintar una puerta se tratase.

Querer ponerse moreno: ni bonito ni sano

La playa siempre me gustó, el mar es divertido y relajante, nadar es el mejor deporte para la salud, el agua del mar cura muchas dolencias, lo he experimentado yo y familiares míos. Pero cuando iba con mis padres era muy temprano que casi no había sol y al poco me quería ir.

Eso de achicharrarme bajo el sol aguantando el calor y la sudor, que en aquel entonces no habían distracciones como las de hoy (nada de smsrtphones) me leía mi revista y me aburría. Pero es que me agobiaba esa calor y luego llegaba a casa con quemaduras por más crema que hubiese puesto. 

Esto hizo que tuviera más lunares. Los blancos somos de tener lunares de por sí, y si nos da mucho el sol se pueden multiplicar. El sol es bueno, nos proporciona la vitamina D pero es antes de que sean las diez de la mañana cuando la potencia de los rayos del sol no lastiman.

No hay que tomarse a la ligera los rayos del sol que causan enfermedades como cáncer de piel, muchos han terminado desarrollando alergia al sol incluso. 
Mis padres como otros tantos de la ciudadanía, han gastado dinero y salud, en hacerse los rayos UVA. Al costarles coger el color, se impacientaban e iban a estos centros donde te ponen moreno a cambio de dañarte. 

Ellos me invitaban a ir pero siempre me negué, y con el tiempo les salieron más lunares y nuevas manchas. Porque esa presión que se causa a la piel no es moco de pavo, vamos que si la piel no se estropea del todo es para sentirse agraciado. 

Tomar el sol es de lo peor por muy de moda que esté

Lo más preocupante es los cánceres y daños oculares, pero además el ponernos morenos también nos envejece. La piel se arruga y se deshidrata. Así que esa “belleza” que tanto se ansía, nos resta juventud física. Te aparecen arrugas donde no deberían y te ves pellejoso antes de tiempo. Por todas las razones existentes, no tomar el sol para ponerse moreno es la mejor opción.

No quiero que mis hijos den más importancia de la que tiene

A mis hijos les enseño lo aprendido, que somos como somos y que no hemos de querer ser diferentes aunque poco han tardado en querer ponerse muy morenos por la influencia de otros niños del colegio.

Todos somos guapos como somos, no hay un prototipo de belleza único, hay muchas maneras de ser bello sin tener que ser de una manera concreta. Y esto junto al cuidarse, llevar una vida sana y sobretodo cultivarse por dentro, avanzando como persona, hace que se alcance una belleza inigualable. 

La belleza exterior es la más llamativa a primera vista y por la que somos juzgados porque es lo que dejamos ver sin necesidad de conocernos pero la belleza interior es el complemento único e irremplazable de una persona y no tiene que olvidarse de embellecerse por dentro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Consejos para elegir cochecito de bebé





Buscar un cochecito de bebé es algo emocionante porque quiere decir que estamos preparando todo para la llegada del bebé, esa personita tan especial que se está gestando dentro nuestro.

Pero terminamos necesitando consejos para elegir el cochecito de bebé porque el mundo de los carritos es tan extenso que sin ninguna orientación podemos liarnos mucho.

Elegir cochecito es guay porque conoces todos los modelos y puedes disfrutar haciéndote una mini-experta en carritos, pero al momento de utilizarlo no puedes saber qué te servirá y qué no porque la experiencia es lo que nos hace autosuficientes para no equivocarnos.

La ayuda u orientación de un familiar o amigo también puede servirnos y cuando más se aprecia es al ser primeriza que no cuentas con experiencias anteriores y digámoslo alto y claro, en las tiendas siempre te recomendarán lo más caro y te encasquetarán muchos accesorios para inflar el precio.

Me gustaría poder recomendar tiendas que hagan preguntas para ver cuál sería el carrito más adecuado para cada madre, porque no todas tenemos las mismas necesidades ni le damos la misma utilidad. Pero no me he topado con gente sincera, sino que si colaba pues que me gaste más sin pensar en mí.

Situación personal de cada una


  • Si es el primer bebé el desembolso es más notable porque hay que comprar absolutamente todo pero no dejes que te convenzan para comprar cosas que no hacen falta.
  • Si es el primer bebé pero te regalan o prestan pues te ahorras tener que comprarlo todo o algunas cosas.
  • Si es el segundo bebé y has guardado lo del hijo anterior no hará falta comprar nada a no ser que se haya deteriorado mucho por el uso, que se haya roto o que se haya perdido. Siempre puedes comprar uno porque prefieras uno más moderno, pero en principio no es imprescindible si están en buenas condiciones.
Utilidad del carrito
  • Lo utilizarás en todo momento.
  • Lo utilizarás a ratos.
  • Lo utilizarás combinándolo con el porteo.
  • Lo utilizarás sólo al salir y entrar en el coche en situaciones concretas como buscar a los demás hijos del colegio.
Qué se desea del carrito

  • Que sea ligero y que se pliegue fácilmente.
  • Que no ocupe mucho espacio.
  • Que no sea demasiado ancho.
  • Que sea lo último en carritos
  • Que sea moderno pero no tan novedoso
  • Que sea cómodo y ligero sin importar la marca.
  • Que sea barato sin importar las características.
  • Que sea de x marca sin preferencias.
  • Que sea con o sin accesorios como el trío.
Tipos de cochecitos

El más barato es el carrito cuna, que consiste en la simplicidad de un carrito normal de paseo que se puede echar para atrás para que el bebé esté estirado que esa es la posición adecuada. Sirve para recién nacido y luego se modifica para cuando se pueda sentar, pero el punto negativo es que es menos bonito de apariencia, aunque es genial para quien quiere ahorrar.



Cochecitos cómodos para sacar y meter al bebé del coche sin llantos




Poder acoplar la sillita de grupo 0+ al chasis y a parte de que si el bebé duerme no se le molesta, también es más útil para la madre porque así no tiene que hacer mucha cosa, y para ir rápido en salidas y no complicarse la vida, va genial. El carrito dos en uno Doona es el claro ejemplo de simplicidad que además evita mucho bulto, el problema es que los bebés no pueden estar reclinados mucho tiempo y que sirve para momentos concretos y cortos. Si utilizas el portabebé siempre o si lo quieres para momentos de entrar y salir sin molestias, vale, sino pues depende.

Los tríos: tres en uno


A no ser que se utilice portabebé, esta es la mejor opción y mi preferida, que es todo lo que necesitamos al tener un bebé: sillita 0+ que se tendrá que comprar sí o sí al ir en coche, capazo para que el bebé esté en la posición correcta que es convertible a sillita de paseo que durará hasta los tres o cuatro años que es cuando los niños dejan de utilizar el carrito. Otra opción sería comprar por separado y de marcas diferentes teniendo en cuenta el precio, pero si se quiere y se puede, es más "bonito" comprarlos todos de la misma marca porque combinan entre sí, y se pueden utilizar siempre. 

Carritos para mamás runners


Si para ti es una rutina y una forma de mantener un estilo de vida saludable es corriendo, hay carritos para runners que son más adecuados y específicos. Yo no corro y si corriese lo haría sola, me molesta tener algo en mis manos, pero si no tienes tiempo de dejar al bebé con nadie y quieres aprovechar al poco de parir cuando te sientes mejor y correr, pues bien hecho. Estos carritos suelen tener tres ruedas, dos detrás y una delante para agilizar el carrito he ir más rápido.

Carrito gemelar para gemelos o para hijos seguidos



Nosotros hemos tenido dos, uno que compremos de segunda mano y otro que nos tocó para ser testers. Va bien cuando los niños son tan pequeños que no puedes vigilarles ni llevarles de la mano a todos a la vez, y si son gemelos también porque están en la misma etapa. Cuando se trata de hijos seguidos, la utilidad puede ser muy corta, porque por muy seguidos que sean terminan creciendo y no sirve tantos años, o te cansas de utilizarlo porque ocupa mucho espacio. Aunque vivas en la ciudad, hay muchísimas calles estrechas que te harán la vida imposible. Por eso yo opto en estos casos por uno muy bueno y ágil que sea cómodo o sino de segunda mano. Aunque los carritos gemelares en línea son más prácticos, para el niño que va detrás es agobiante porque no ve nada.

El patín no me gusta nada

Está está opción para no tener que coger un carrito gemelar, pero a mí no me gusta nada, aunque puede servir e ir bien en ciertos momentos, utilizarlo siempre ha de ser agotador tanto para el niño que está en una posición incómoda que no le deja poder estirarse ni apoyar la espalda y para la madre que tendrá al hijo pegado a su cuerpo ocupando mucho espacio entre ella y el carrito. No me veo con uno de estos.

El carrito-patinete 




Este lo conocí con el carrito Roller Buggy que es una especie de carrito que detrás lleva incorporado un patinete, me parece buena idea para no cansarse de empujar con los brazos, y por dar más ligereza, pero parece un carrito para escalabrarte xD me pregunto: ¿hay frenos? ¿va a demasiada velocidad? ¿es seguro para el bebé? ¿se puede volcar el carrito? que otros lo prueben y que me lo cuenten.

El carrito-bicicleta




Es parecido al carrito anterior pero en vez de ser un patinete con el que tienes que empujar con un pie en el suelo, en este, Taga Bike, es más cómodo porque estás como en una bicicleta, y sin hacer equilibrio, y vas pedaleando. También se puede encontrar con dos plazas para peques gemelos o seguidos. Lo bueno que tiene es que haces ejercicio y al mismo tiempo llevas a tu bebé en el carrito sin cansarte mucho caminando, éste puede ser que me lo comprara yo :)


¿Uno caro o uno barato?

Yo era de comprar uno medio-medio porque lo barato no me gusta nada, por mucho que estemos en tiempos de crisis, y me decanto porque me guste, claro. El que hemos tenido siempre por una razón y otra fue el de chicco, y no fue por nada en concreto, ya que no entendía mucho de carritos, y tampoco quería comerme la cabeza. Le daba poca importancia. Al tener el segundo y tercer bebé me empecé a dar cuenta de la diferencia entre unos carritos y otros, y que notodovale. 

Pero como ya tenía carrito de antes, utilizaba el que teníamos para no malgastar. Nos duró y perduró y lo tuvimos hasta que la pequeña tuvo tres años y lo terminemos tirando porque del trote se estropeó. Es decir, que para otro hijo tendría que tener uno nuevo, y con este si viniese, que luego nunca se sabe, sí compraría uno más caro pero que fuese de calidad, sin fijarme tanto en el precio.

Cuando probamos el carrito de Baby Monsters, era un carrito doble, pero pude comprobar por mí misma lo especial que era la marca Monsters. Ese día se confirmó mi deseo de elegir carritos mejores porque son una pasada. El llevar carro cansa y quita las ganas de pasear, no es una exageración decir que cuanto más cómodo y ligero, mejor. Esta marca me ha dejado un buen sabor de boca y además me encanta su diseño, la que también me gusta mucho es Bugaboo que no he visto de cerca muchos de estos carritos pero informándome los veo a menudo y es de los mejores. 

O sino en las páginas de segunda mano podemos encontrar el carrito que queremos a precio de ganga sin tener que renunciar a la calidad. Lo malo es que si te lo mandan desde otra ciudad, puede que tenga defectos y que te hayan tomado el pelo, y si te lo traen a casa o vas a buscarlo, has de probarlo y mirarlo bien para evitar estafas. Es un riesgo que se corre, que mucha gente engaña para ganarse un dinerillo y no es sincero para poder venderlo.

Consejos extra

  • Si solo tienes un hijo y no quieres tener más, no sé si vale la pena comprarse un carrito caro, aunque también es verdad que por mucho gasto que sea, tener un hijo único también se quiere disfrutar, que solo será una vez. 
  • Si se quiere tener más hijos, comprar un carrito caro pero bueno, es una inversión que se disfrutará siempre porque nos hará estar más cómodas, nosotras y los peques. Y servirá para los siguientes hijos, para los que no hará falta comprar otros carritos por la resistencia de éste.
Si ya no vas a tener más hijos, y quieres deshacerte del carrito, si no está estropeado, venderlo de segunda mano es genial, yo estoy muy a favor porque te lo quitas de encima y te llevas un dinero que recuperas del gasto, y al mismo tiempo ayudas a otra familia a que pueda conseguir un carrito de calidad con un precio más bajo. Los carritos de calidad se venden mucho de segunda mano, si pones un precio justo y coherente que no te haga perder mucho dinero pero que tampoco se aproveche del comprador, es una buena salida. O si le regalas el carrito a un familiar, te lo agradecerá mucho, es un buen detalle. 

Hay que recordar que los capazos y sillitas 0+ solo duran como mucho seis meses, porque es para los primeros meses de vida del bebé, y sabiéndolo, es necesario valorar si en vuestro caso queréis comprar unos caros o baratos. Si compráis todos de la misma marca siendo caro, o éstos dos más baratos porque se utilizan menos tiempo y la sillita de paseo de 6 meses a cuatro años aproximadamente que sea más cara y mejor. 
Testar: Lo bueno de ir a tiendas físicas donde hayan muchos carritos es que puedas probarlos aunque sea en la misma tienda, que la posición, altura y tamaño del carrito pueda ser analizado por tí misma te convencerá más a la hora de comprar.
El tamaño es importante no sólo para poder entrar en todos los sitios que queramos sino también para que el maletero no se quede lleno y no podamos poner nada más. El peso puede hacer que queramos dejar de sacar el carrito, plegarlo y meterlo y sacarlo del coche o de casa a de ser sencillo (todo lo que se pueda). Las ruedas grandes siempre van bien aunque se esté en la ciudad, así que cuanto mejor sean más agusto se estará. Es imprescindible que giren hacia los lados y no que sean de adelante para atrás solamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Doona silla bebé 2 en 1







Una de las cosas de la maternidad que más me fascina es conocer todos los modelos de carritos para el bebé, me encanta ver las novedades, hay cada diseño y cada  invento que es una pasada.

Doona es algo excepcional hasta nunca visto por mis ojos, merece un post entero, analizarlo, y hablar detalladamente nos abre las puertas a tomarlo como una opción increíble para las madres.


La revolución de los carritos

Doona es la fusión de un carrito y una sillita de coche de bebé. Eso quiere decir que se evita el doble gasto y también el doble trastro, todo en uno, se puede optar por una cosa como por otra en cualquier momento y sin dificultad alguna.

¿No es tentador? Este invento tuvo lugar mucho después de tener a mis hijos, pero cuando tenga el próximo hijo, puede ser que me hiciese con él porque me parece fascinante. Antes no sabía mucho de estas cosas y tenía por un lado la sillita de seguridad y por otro, el carrito tradicional de bebé.

Mucho bulto, mucho peso, coge el bebé y ponlo en el carrito previamente abierto, y cuando dejas al bebé en la sillita para volver a casa tienes que guardar el carrito que puede pesar mucho, cansar y ocupar mucho espacio en el maletero, que ese es otro inconveniente.

Digamos que esta sillita aporta comodidad, tranquilidad, simplicidad y autonomía a la madre, porque al tener todo en uno no hace falta hacer tanta cosa y la madre no ve necesidad de ayuda ni de que nadie le coja al bebé ni el carrito, lo puede hacer sola y con más facilidad.

Dejamos al bebé dormir sin interrupciones

La pesadilla de cualquier madre reciente, es que su bebé se despierte. El bebé necesita descansar pero la madre también y si la criatura no duerme es imposible que pueda suceder. 

Hemos visto desde madres que caminan de puntillas, que se arrastran por el suelo como serpientes, que se disfrazan, que se quedan una hora entera debajo de la mesa escondidas... y todo para que el peque no se despierte.

Emocionarse al saber que puedes utilizar la sillita de coche y que al sacarla del coche lentamente con un clic se convierte en carrito de paseo, no es para menos. Ya no odiaremos el momento de sacar al peque del coche ni de meterlo.

No lo he probado, así que no puedo hablar desde la experiencia de utilización ni tampoco como tester, pero con el vídeo que veremos a continuación podemos tener una idea clara sobre en qué consiste Doona y dónde se encuentra su cualidad.






Su apariencia y utilización 

Es una silla de recién nacido que ha de utilizarse a contra marcha, que sirve hasta los 13 kg (alrededor del año). Lo malo es esto, que casi 400€ en un carrito que servirá el primer año y luego se guarda, desmotiva un poco, pero para quien le convenza y le vaya a ser más cómodo será genial.

La sillita solo pesa 7kg así que a la hora de moverla es ágil, y fácil de transportar y de utilizar. El inconveniente número dos sería que es muy baja. Yo no es que sea alta como un pino soy de 1,67 peeero me imagino que una irá un poco jorobada para atinar. 

De aspecto se ve un poco mal que sea tan bajo, no sé hasta qué punto será cómodo agacharse para conducir el carrito. 

Otro pero...

Este es el que más llamará la atención por su enorme desventaja: no puede utilizarae como carrito habitual ni mucho tiempo ya que la posición correcta para un bebé es estar estirado. 

Cuando tienes poco tiempo, quieres evitar estrés a partes iguales, y tienes muchos hijos, cuando todo esto se junta o uno de estos hace estallar, puede valer la pena la inversión. 

Luego la sillita la puedes reutilizar con otros hijos, regalarla a un familiar (y te querrá para siemprr xD), o sino venderla de segunda mano que el precio por el que lo venden ronda los 200-250€. Se recuperaría más de la mitad del gasto y se facilita a otra familia que la consiga más barata.

Accesorios



Si queremos utilizar los demás accesorios típicos podemos encontrar una mosquitera que en verano irá de muerte, un protector de sol que el sol tiene tela cuando le da por calor no veas, y protector de lluvia para que el retoño no se arrugue con el agua.

¿Qué os parece?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR