Mostrando entradas con la etiqueta Montessori. Mostrar todas las entradas

El período simbiótico según el enfoque Montessori




Las primeras semanas después del nacimiento, un período de simbiosis 

La simbiosis, ese período después del nacimiento: donde el bebé tiene tiempo para adaptarse a vivir fuera del útero donde nos conocemos, y nos desenvolvemos un poco en el mundo exterior para enfocarnos en desarrollar los apegos importantes para que podamos convertirnos en una unidad familiar. Esto no solo es valioso para el primer hijo de la familia, sino con la incorporación de cada miembro de la familia. 

¿Qué es la simbiosis? 

La palabra simbiosis significa "una vida juntos". Una relación simbiótica de beneficio mutuo es cuando dos organismos dependen unos de otros y ambos se benefician. Por ejemplo; el coral y las algas tienen una relación simbiótica mutuamente beneficiosa: el coral proporciona refugio a las algas, a las algas les da su color a los arrecifes de coral y les proporciona nutrientes a ambos organismos.

 Entonces, ¿cómo se aplica esto a la unión con el hijo al nacer? En Montessori, nos gusta pensar en las primeras 6-8 semanas de la vida del bebé como un período de simbiosis. Damos la bienvenida al bebé en nuestro hogar, en nuestras vidas. Nos adaptamos al bebé, y al bebé a nosotros. 

La vida simbiótica con un recién nacido 

Después del nacimiento, el bebé depende de los padres para la alimentación y el cuidado. La madre proporciona el alimento perfecto para el bebé y, a cambio, la alimentación ayuda a contraer el útero de la madre. Coger al bebé también ayuda a la madre a reemplazar la sensación de barriga vacía donde fue cobijado el bebé. El padre también es visto como una parte importante de la relación simbiótica, como protección y para el cuidado físico de la unidad familiar. 

 Vinculación 

 Tocamos y cogemos a nuestro bebé y le miramos a los ojos para conocernos mejor. Durante la lactancia, esta unión con la madre se desarrolla aún más. El padre también puede vincularse con el niño a través del tacto, el olfato, mediante formas auditivas y visuales: durante las actividades diarias de cuidado, así como cantando, con sonidos y con la conversación. 

 Confianza. 

 El bebé aprende a confiar en el mundo exterior satisfaciendo sus necesidades, manteniéndonos cerca y teniendo un contacto físico cálido. Además, las voces de sus padres proporcionan un punto de referencia que reconoce desde el útero. Los movimientos suaves al vestir, cambiar, bañar y cuidar al niño, le genera confianza en el mundo y también le ayuda a crear una imagen de su esquema corporal. 

Algunos consejos durante el período simbiótico 

 El autocuidado de los padres durante el período simbiótico es muy importante. Esto puede ser más difícil cuando vivimos lejos de la familia o si no vivimos en tribu. Pide a tus amigos, a las familias de la escuela, a tus propios padres o incluso a tus vecinos que te ayuden a preparar las comidas, a que te ofrezcan ayuda para limpiar o para cuidar a los niños mayores. 

 No es necesario hacer muchas salidas en estas primeras semanas. El bebé aún se está adaptando al mundo exterior y en el hogar podemos ajustar el ambiente para que sea sensible a esto; ajustamos la temperatura para que sea un poco más cálido en los primeros días y las luces un poco más tenues. 

En Montessori se recomienda utilizar un topponcino al coger al bebé en estas primeras semanas para evitar que el bebé se sobreestimule. El topponcino es como una pequeña colcha que se puede colocar debajo del bebé y absorberá parte de la estimulación que el bebé recibirá al estar allí y que también absorbe el aroma del bebé y de los padres, convirtiéndose en un punto de referencia para el bebé. 

 Después del período simbiótico 

 Al final de las 6-8 semanas de vida simbiótica, a menudo vemos que el niño ya es muy diferente: comienza a mirar alrededor suyo mientras come; está tomando conciencia de los sonidos, de otros miembros de la familia y "del mundo exterior"; y tiene una conciencia creciente de sí mismo. Empezará a explorar desde este lugar de partida seguro hacia el mundo más amplio. En este momento es cuando se consolida la mejor base. 

 "Desarrollar el tipo correcto de apego durante el período simbiótico allana el camino para el desprendimiento natural y el nacimiento psicológico". - Dr. Montanaro, Un ser humano


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR